Es preocupante el que Donald Trump sea tan radical en sus comentarios,primero porque está despertando el #Racismo moderado de muchos estadounidenses que no decían nada por miedo a que los medios y la sociedad les juzgaran, y segundo porque de esa manera realmente puede conseguir algo políticamente hablando.

El millonario no es nuevo en los medios de comunicación, siempre le ha gustado hacerle al payaso en la tele, sobretodo. En los años ochentas salía en alguna que otra sitcom, y en el nuevo milenio, antes de su show en el que le gustaba despedir gente, anduvo jugando al luchador en la  WWE. Podría decir que nació siendo poderoso.

Es un showman, como Obama o Prince, pero al contrario del músico no tiene talento más que para decir verdades a medias alimentadas más porsu pasión antiméxico que por un objetivo análisis de la situación real.

Trump dice que México no es confiable, sólo como mano de obra barata, supongo, por las acusaciones de que utiliza indocumentados en la construcción de su nuevo hotel.

Yo en lo personal no digo que todos los mexicanos que se van al otro lado vayan a trabajar, soy realista y sé que muchos terminan de  criminales. Pero algo que llama mi atención es que todas las cosas de  las que Trump acusa a México son perfectamente aplicables también a los Estados Unidos.

Dice que México estafa a USA. ¿En serio? México estafó a USA, supongo, al darle menos territorio del que querían a mediados del siglo XIX luego de una invasión ilegal a nuestro país. También le estafó al entregarle la soberanía nacional una y otra vez. México no estafó a Estados Unidos, México estafa a México y a los mexicanos cada que puede. 

Vendido a USA, sin derecho a opinar porque algún mediocre  supremasista blanco te puede llenar de tiros o los mismos policías lo hacen porque, vamos, todos los mexicanos que están allá son criminales, ¿no?

A México sólo vienen estadounidenses de lujo, supongo. Pero bueno, si nos rebajamos al nivel de Trump entraríamos a su infantil jugarreta.  Debemos ser más maduros que eso, y darnos cuenta de que independientemente de lo que opine Donald Trump y su panda de élites raciales, el peligro verdadero está en que éste tipo gane las elecciones.

Hace un tiempo yo creí que sería divertido como cuando Larry Flynt y  Gary Coleman se postularon, pero no, Trump será un millonario, déspota y bufón televisivo, pero eso no le quita su cada vez más grande popularidad, y sabemos que en Estados Unidos ser popular lo es todo.

Lo que debería preocuparnos es que al ganar un tipo como Trump pueden suceder muchas cosas, sobretodo si cumple sus amenazas antiméxico. ¿Quitar las remesas? Con eso nos daría en la madre. 

Deportar once millones de indocumentados, ¿cómo le va a hacer?, ¿con campos de concentración?, ¿con genocidios al estilo de su país? Luego construirá un muro gigantesco, siguiendo el ejemplo de Bush y del estado de Israel.

Trump es un reflejo de gran parte de la sociedad estadounidense, de la supremacía racial e intelectual que juran tener. Si uno lee el destino manifiesto o la doctrina Monroe se da cuenta de cuán  fanáticos, radicales  y arbitrarios son los estadounidenses (claro, no todos). 

No me sorprende el que Trump sea así, me sorprende el que la sociedad mexicana se sorprenda. Tristemente el que el #Gobierno mexicano (raro enél) no haya dicho nada, no es de extrañar, salvo los tembleques comentarios de Osorio Chong y del Secretario de Relaciones Exteriores. 

Cuando Zisner dijo que México era el patio trasero de EU todos los mexicanos pegaron el grito en el cielo, pero ahora, que vemos que aunque algunos políticos, periodistas y sociedad levanten la voz y defiendan a México de Trump, nuestro pasmado señor presidente cree que es  suficiente con el apoyo de Maduro y otros estados de América Latina. #Inmigración