Mucho se ha dicho de la evaluación del desempeño docente: los políticos dicen que es necesaria porque eso hará que  México sea un país mejor, con una #Educación de calidad y con niños bien portados.

Algunos medios de comunicación están de acuerdo con esa versión y otros la cuestionan más. La sociedad, como siempre, es la menos informada y la más tibia al momento de formarse una opinión. Un sector no tiene ni idea de nada y mejor no opinan, pero un pequeño sector forma parte de esos ciudadanos que gustan de informarse y forjarse sus propias ideas, sin dejarse influenciar por los medios ni por simpatías políticas.

Si nos ponemos a investigar y analizar bien a bien cómo están haciendo los procesos de la evaluación docente se darán cuenta de que no es sino una pantalla, una faramalla, como muchas en la historia de México, solo para que el gobierno nacional se pare el cuello con las naciones extranjeras y puedan decir que México está progresando.

Para empezar, una evaluación de desempeño, sea de lo que sea, debería estar enfocada a solucionar problemas sociales desde su raíz, no superficialmente. ¿Por qué la educación en México está mal? Muchos dicen que por los maestros, porque no saben o porque no se esmeran o porque simplemente no les interesa. Algo hay de cierto en eso, pero no todo. Yo mismo he tenido profesores de todo tipo incluso en la universidad; valines, por decirlo de manera coloquial.

Pero ¿en verdad es sólo culpa del docente? ¿No tiene nada que ver la familia? ¿O el gobierno? ¿E incluso el alumno mismo? Yo opino que sí. La educación en México está mal no sólo porque algunos docentes sean incapaces (aunque la mayoría no lo son) sino porque el gobierno, la institución educativa (la SEP), la institución social conocida como familia y la sociedad misma, sostenemos un sistema que lejos de funcionar como nos cuentan que funciona sólo busca el beneficio de algunos cuantos, y la sociedad hacemos la vista gorda.

Al estar investigando la evaluación uno se da cuenta de que ni siquiera lo tienen bien organizado. Las fechas las cambian constantemente, hay muchas irregularidades y contradicciones en las áreas técnicas que usarán los docentes evaluados, los aspectos a evaluar no siempre tienen que ver con el conocimiento del docente en su área formativa, sino con estatutos de la Constitución y de la Ley General de Educación.

Además los evaluadores no siempre son calificados, pues hay casos en que serán evaluadores personas que ni siquiera tienen el nivel educativo de preparatoria, es decir, que ni siquiera tienen culminada su educación básica común, que es a la que están evaluando.

Son muchas las cosas que no se nos dice sobre la Reforma Educativa, tenemos lo que nos dicen los spots, lo que dice el secretario de educación y con lo que vemos en las noticias de la tele. Muchos creen que los maestros de Oaxaca sóloson agitadores, que la evaluación docente terminará con el rezago educativo, que los alumnos (muchos en situación de pobreza y maltrato) mágicamente se convertirán en alumnos ejemplares sólo porque sus profesores serán evaluados.

Yo creo que para que un país se desarrolle equitativamente se deben respetar dos cosas; la democracia constitucional de ese país y el reparto equitativo de derechos y obligaciones tanto de sus ciudadanos como de sus instituciones. México no es un país así, México es un país sin democracia y donde el dinero, a fin de cuentas, es el que tiene la última palabra y donde su sociedad se mueve como aturdida.

Otros sectores de servidores públicos no serán evaluados de la misma manera que el docente, sería conveniente y hasta más urgente; una evaluación a médicos del seguro social, de los servicios de seguridad y sobre todo una evaluación de regidores, diputados, magistrados, servidores públicos de todos los rangos y por supuesto del ejecutivo. #Enrique Peña Nieto #Congreso