No cabe duda de que a este #Gobierno le llueve sobre mojado, pues mientras celebraba a los Niños Héroes,  bombardeaban a varios connacionales que andaban visitando en Egipto la tumba del Faraón, porque seguramente le habrá dicho el presidente #Enrique Peña Nieto a su homólogo egipcio: "Oye Al Si Si, apenas voy saliendo de una y Tutankamon matándome turistas". Para salir del paso, mandó a la ex secretaria de Turismo o bueno, Relaciones Exteriores a "hacerla de jamón" y a usar de ambulancia aérea el avión presidencial, no el palacio flotante que ya pusieron a la Secretaría de Hacienda a analizar sobre su posible venta, después de que algún precandidato presidencial dijo que si gana en 2018 lo iba a vender… Bueno, el caso es que la sobrina de Salinas fue a poner una enérgica condena por hacer lo mismo que pasa aquí en #México, nada más que son daños colaterales, porque Miguel Ángel Osorio Chong fue enérgico y dijo que son situaciones distintas, allá los confundieron con terroristas, aquí los persiguen por ser periodistas o estudiantes normalistas. Nada más. 

Precisamente, a un año de la desaparición en la triste noche del 26 de septiembre, los padres de los 43 de Ayotzinapa se reunieron con Peña Nieto para ajustar cuentas. Se valía sobar, después de aquél: ¡Ya supérenlo!, ahora resulta que está del lado de los padres y de la sociedad, pues también quiere conocer la verdad, pero con una Fiscalía, y no una Unidad especializada o una Fiscalía Internacional de la Organización de las Naciones Unidas  (ONU), para investigar a los desaparecidos dentro de la Procuraduría General de la República (PGR), la misma, cuyo ex titular Jesús Murillo Karam dijo, "Ya me cansé”, pero de esperar a que lo manden a alguna embajada, ya sea la de Portugal, Mozambique, Shanghai o a Sumatra, pues entre más lejos esté, mejor, para que lo olviden y no lo manden a declarar más ni le hagan juicio político para sacar raja como exige el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que echa culpas a todos lados pero no a sí mismo, al tiempo que los arribistas del Partido Verde Ecologista (PVE) exigen que Andrés Manuel López Obrador (AMLO), declare por haber avalado la candidatura del tal José Luis Abarca, el chivo expiatorio de todo el asunto y del que no se ha vuelto a saber nada en los medios de comunicación.

Mientras tanto, este sábado, se prevén marchas multitudinarias desde distintos puntos de la Ciudad de México y en varias ciudades del interior, para recordar que la herida aun no cierra y mientras no haya justicia no puede haber paz. Aunque Peña Nieto prefiere ir a hablar ante la ONU, pero omitir este caso, con un alto índice de descrédito y desconfianza. No sabemos con que cara se puede hablar ante el mundo pidiendo por los problemas del exterior, mientras que en el interior todo está cayendo peor que su popularidad que, ni con encuestas se levanta y con una visita fallida del Papa Francisco que en estos momentos le hubiera caído del cielo para distraer la atención de ése y otros sucesos en México. Se agradece la actitud del sumo pontífice que no se haya prestado a darle la mano para convalidar la corrupción, impunidad y falta de atención en derechos humanos, con poca sensibilidad y sentido de prioridad para hacer todo lo posible por encontrar la verdad por encima de los intereses ocultos que existen.

Pero según esto es, para "Mover a México", como lo menciona en su stand up el comediante llamado Conde Fabregat, donde nos muestra como sería su musical, del cual no sería mala idea llevar la puesta a escena en el Zócalo en vez hacer desfiles y ceremonias del Grito desabridos, con rechiflas y acarreados que no salieron en la televisión. Igual como el escándalo de OHL que mejor ni lo alumbren y se quedé debajo de la alfombra, en el basurero de Cocula o hasta en las pirámides de Egipto.