Luego de conmemorarse un año de la desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos con una mega marcha pacífica en las calles de la Ciudad de México y en diversos estados del país, la pregunta que surge es: ¿Se ha politizado el movimiento de los padres de los desaparecidos de Ayotzinapa?

Durante el mitin que se realizó en el Zócalo de la Ciudad de México, los padres de los normalistas anunciaron la creación de un "Frente Amplio para la Transformación Radical del País" donde participarán la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y los sindicatos Mexicano de Electricistas (SME), de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (Stunam) y de Telefonistas de la República Mexicana (STRM). Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los normalistas dijo que se abrazarán todas las causas de la ciudadanía y que ninguna de estas estará aislada.

Todo es un complot, el día de la marcha coincidió con el Clásico de fútbol entre el América y las Chivas de Guadalajara, llovía y estaba nublado. Los actos de vandalismo días antes en Guerrero por algunos supuestos "normalistas" eran un complot contra el movimiento. En pocas palabras, los que no están a favor o de acuerdo con los normalistas y sus acciones son enemigos de ellos y por lo tanto, alineados del #Gobierno con cero criterio. Al menos así lo han dejado ver.

Es completamente entendible el dolor que sienten los padres de los normalistas y el deseo de ver a sus hijos de vuelta. Es comprensible que le demanden al gobierno encontrarlos y castigar a los responsables. Pero abrazar todas las causas ciudadanas y presentar un frente amplio radical no es la salida.

Es cierto que el país cruza por momentos difíciles, la seguridad en la mayoría del país preocupa a padres de familia, la economía mundial pega en los bolsillos de la sociedad y se vive un ambiente de incertidumbre generalizado. 

Debemos estar atentos a las acciones del gobierno y de alzar la voz cuando no cumplan con su trabajo. Criticar al gobierno es muy fácil, pero el reto está en proponer y dar soluciones a los problemas que nos aquejan.

Pero como decía, todo es un complot.