Por Mitzi Vera

Twitter: @mitzmariann

Adolfo Sax nos dio el mejor regalo en el año 1840, con la creación del instrumento curvo y frío; te dejo una lista con la que seguro te vas a identificar si lo tocas.

1. ¿Por qué tiene que romperse justo tu caña preferida? Luego de probar diferentes marcas, al fin encuentras esa que te da el sonido que tanto quieres: la cuidas como a una bebé y cuando menos lo esperas ¡se rompe! Típico.

2. No hay nada peor que el chillidito en un recital: Algo que cuidas demasiado es el sonido en los conciertos; sin embargo, a veces los nervios traicionan y por no controlar bien la presión de la boquilla se te sale ese alarido molesto y penoso que parece un gato enojado. ¿Te ha pasado?

3. No importa cuántos saxofonistas conozcas, siempre te van a relacionar con Lisa Simpson: En las reuniones familiares o con tus amigos, al mencionar qué instrumento tocas la mayoría de las veces (si no es que todas) tienen como referencia a la hija de Homero. ¡Aunque tú ames a John Coltrane!

4. "Toca la de la Pantera rosa": Después de horas de estudios de mecanismo, llegas con tus conocidos para impresionarlos y ¡oh por Dios! te piden que toques "la de la Patera rosa o Bésame mucho", no les interesa que te sepas el Klosé de memoria. #Arte #Música