El #Cine y para ser más exactos, en documentales, cine de autor o los docudramas: reflejan la realidad que se vive dentro de un sector de seguridad pública. Películas como El infierno, Bala Mordida  y Presunto culpable muestran a fondo la realidad de un país que se está consumiendo por la #Corrupción.

Diariamente en México se viven u observan actos de corrupción, y aunque algunos desconozcamos el porqué surge, vale la pena echar un vistazo a fondo, pues tiene un inicio que comienza desde diferentes puntos sociales.

El salario en México es de setenta pesos con diez centavos; para aquellos que no tienen un empleo formal y suelen trabajar de lunes a sábado en un horario de diez horas, cobran a la semana cuatrocientos setenta pesos, al mes nos da un resultado de mil seiscientos ochenta y dos pesos.

La corrupción en la policía (en general), se da debido a que tienen que pagar una cuota a altos mandos para que los dejen trabajar bien, con esto hago hincapié a que perciban un buen equipo de trabajo, chalecos antibalas, armas, cartuchos, patrullas y también, lamentablemente, para adquirir las famosas mordidas, por parte de la población mexicana.

Todo esto aunque que, aún obteniendo un salario mensual que ronda entre los diez mil pesos y al cual se le retiran los impuestos del seguro médico, el Servicio de administración tributaria (SAT), etc. va dejando un total de siete mil a seis mil pesos mensuales y los cuales no alcanzan para mantener a la familia de un policía con más de dos hijos.

En el ejército desgraciadamente nos pintan la realidad de que si eres leal, honesto y amas a tu país, te invitan a realizar exámenes para estar dentro de las filas de la milicia para estudiar y servir a tu país en cualquier hecho bélico o desastre natural que llegue a formarse en el territorio nacional.

No obstante la gente olvida (a excepción del 2 de octubre de 1968 y ahora lo ocurrido en Ayotzinapa) y el #Gobierno federal ignora a grandes rasgos, que la milicia se ha involucrado con el crimen organizado, debido a las amenazas de muerte hacia sus familias y también al bajo pago que obtienen algunos militares. Como resultado se obtiene que deserten y se unen al narcotráfico para crear pequeños grupos delictivos.

Aún con todo lo expuesto anteriormente, vale la pena estar informados del cómo funcionan las cosas en nuestro país, diario nos quejamos a través de redes sociales  de lo que pasa en nuestro país y aún así seguimos sin cambiarnos a nosotros mismos.

Siempre al momento de elegir a representantes agachamos la cabeza y nos conformamos con lo que nos dan a cambio de nuestro voto, para que después, estando en el poder, se den el lujo de llenarse los bolsillos a sus anchas mediante la corrupción y es lamentable que lo hagan abusando de aquellas personas que les dieron el poder para estar arriba.