He tenido la fortuna de viajar a muchas partes del mundo. Fui anfitrión de muchos extranjeros que luego de conocer mi país se mostraban incrédulos y extasiados.

Atendí a visitantes de Alemania, Francia, USA, Argentina, y disfrutaba en tiempos libres llevarlos a conocer lugares para mostrarles las bellezas naturales del país, sus costumbrismos y folklore. Tenía en mente realizar con ellos un circuito que implicaba salir de la ciudad de México con rumbo a Amecameca, Yecapixtla, Cuautla, Cocoyoc y Cuernavaca.

Recuerdo sus expresiones cuando al llegar a Amecameca cobijada por los volcanes Ixtaccihuatl y Popocatépetl no daban credibilidad a un mercado que de todo contenía los 365 días del año. Carnes, pescados. mariscos, lácteos, frutas, verduras, artesanías, utensilios de cualquier tipo, piezas de barro y más, causantes de gran deleite y curiosidad. Después seguíamos a Yecapixtla para mostrarles el monasterio de San Juan Bautista fundado entre 1535 y 1540 por los padres agustinos a iniciativa de Hernán Cortes.

Camino a Cuautla es obligación hacer una parada en el pueblo de San Miguel Nepantla lugar del que fue oriunda nuestra poeta Juana Ramírez de Asbaje, mujer del siglo XVII novohispana, conocida por su nombre religioso como Sor Juana Inés de la Cruz, (1651/1695).

En ese lugar el clima empieza a cambiar ofreciendo humedad, temperaturas semi tropicales y un paisaje que constituye la sierra en la que se encuentra Tepoztlan.

En el trayecto a Cuernavaca se topa con el pueblo de Cocoyoc. Ahí se ubica una hacienda construida entre los siglos XII y XIII calificada como patrimonio de la humanidad. Procede un alto a fin de tomar un aperitivo y disfrutar su frescura y majestuosidad.

El turismo disfruta además del clima, el verdor de los jardines y la arquitectura de una hacienda con tonos mágicos en cada rincón.

En Cuernavaca luego de disfrutar la comida antes de tomar camino a México se pasea por su alameda dando paso a lo que fue La Hacienda de Cortes.

La ruta descrita representa un tiempo de 12 horas que regalan al turista una muestra de lo que es nuestra nación.

México es uno de los países más grandes del mundo. Incluye 32 estados y alberga a una población de 120 millones de habitantes. Si tomamos en cuenta la superficie de Alemania, dicho país cabría en el estado de Chihuahua.

pensar que Alemania esté calificada como una de las tres potencias más poderosas del mundo, mientras México se ubica en el sitio 13.

De nada le sirve a México toda su riqueza si adolece de una plataforma de #Educación de calidad masiva y de ahí una conciencia de nación. La educación es un hábito que llevará décadas asimilar. Pasarán muchos años para observar los resultados.

Desde 1821 en que nació México como país, su devenir ha sido por demás dramático. Guerras, sangre, traiciones, ansias de poder, miseria… y por lo mismo ha quedado marginada la organización educacional. Debemos arrancar ya con la participación y conciencia de cada mexicano.

Si entendemos que la educación es un hábito, una vez que nos decidamos a implementarla de manera organizada, pasarán muchos años para que surjan resultados. Pero debemos arrancar ya, a sabiendas que nosotros, nuestros hijos, nietos y bisnietos no serán testigos de ese objetivo a alcanzar.

México tiene mucho que dar pero requiere de paciencia y constancia para lograr hacer conciencia que nos lleve a valorar.