La historia oficial de #México se exhibe cínica y sujeta de la imposición de un sistema que solo publica lo que le conviene.

Don Benito Juárez además de usurpador actuó como vende patria. También fue dictador al perpetuarse en el poder por casi 15 años. El congreso de diputados le pidió que renunciara. Inventó como contrapeso una cámara de senadores compuesta por sus allegados.

Similitudes entre López de Santa Anna y el “benemérito”: dispusieron de parte del territorio nacional acorde al interés de USA. El Tratado Mac-Lane Ocampo no se ratificó gracias a la intervención de Abraham Lincoln. Obligó a sus congresistas a dejar de abusar de México.

¿Por qué Juárez decía defender la Constitución de 1857 y no cumplió con la obligación que le imponía convocar a nuevas elecciones?

¿Por qué no solicitó autorización al congreso antes de promover el tratado Mac-Lane Ocampo?

Con Juárez México sufrió sin número de calamidades. Miseria, violencia, abuso de poder… en resumen: regresión. El territorio fue víctima de bandidos que tenían a la población inmersa en la inseguridad.

Don Porfirio Díaz:

También fue dictador solo que en circunstancias distintas en un México que gracias a él salió de una vorágine que venía arrastrando luego del asesinato de Agustín de Iturbide.

Don Porfirio no tenía más remedio que asumir decisiones drásticas. Redujo la inseguridad convirtiendo a los maleantes que azotaban al país en fuerzas rurales. Alivió a la población y las actividades económicas crecían.

Trabajando bajo la ordenes de Juárez, participó en las Guerras de Reforma y en la Batalla del 5 de Mayo. Siempre militar disciplinado y nacionalista que en todo momento demostró su lealtad a México.

Después de apoyar a don Benito y consciente de sus ansias de poder Don Porfirio se distanció de él junto con otros que habían sido sus allegados.

En su primer periodo presidencial, apaciguó al país. El mundo volteó a mirar a México al punto de decidir importantes inversiones que hicieron denotar el nacimiento de un país antes calificado de salvaje.

Abrió las puertas al mundo en especial a USA y a los ingleses, de lo cual derivaron obras portuarias, la creación de un ferrocarril cuyas vías actualmente siguen operando. También se instaló el telégrafo y surgieron las exportaciones.

La presencia extranjera afectó al ejido. Dio pié al acaparamiento de tierras en detrimento de la población agrícola. Debemos reconocer que por darle preferencia al sector urbano, en los campos predominaba la miseria.

Ante el empuje que México demostraba, los gobernados no deseaban que Don Porfirio dejara la silla presidencial. Por darle preferencia a la riqueza potencial, en los campos predominaba la miseria pero, injusto demandar que un problema de tantos siglos pudiera resolverse de inmediato.

Como político, siendo la cabeza de un pueblo de mayoría católico, luego de las rencillas vividas con la Iglesia, Díaz medió y se reconcilió con aquella institución.

Don Porfirio también sufrió la enfermedad del poder. De haber dado paso a la elección de Bernardo Reyes, seguramente la revolución mexicana encabezada por Francisco I. Madero no habría surgido.

Si analizamos la historia con sentido humano y somos conscientes de nuestras imperfecciones, no cometeríamos la injusticia de marginar a un mexicano como lo fue Porfirio Díaz.