Enero 5 del 2016.

 Querido Reyes Magos:

 Como cada año la tradición dice que ustedes vienen y dejan regalos a los niños que se han portado bien, esta vez quiero pedirles algunas cosas que estoy seguro muchos de mis compatriotas compartirán, y que espero no sean imposibles para ustedes en su calidad de magos.

Mi solicitud no incluye regalos materiales, tecnología, autos, suerte o cualquier cosa que se le parezca.

 

Más bien es una carta de buenos deseos.

 

Quiero pedirles que cuando pasen por México volando –porque si aterrizan corren el riesgo que les infraccionen, les pongan una araña o les vuelen algunos regalos- avienten sus polvos mágicos para tratar de cambiar la forma de pensar de muchos mexicanos.

 

Esos polvos deben de incluir la fórmula para que todos entendamos que el peor enemigo de los mexicanos, somos precisamente nosotros mismos.

 

Que los polvos mágicos nos descubran los ojos y estemos dispuestos a trabajar juntos y unidos por un país que aunque no parezca, es un gran país.

 

México cuenta con riquezas naturales como petróleo, minas de muchos minerales incluyendo oro y plata, una gran variedad de fauna y flora, diversos tipos de ecosistemas, agricultura, ganadería, pesca, arte, pintura, escultura, fotografía, tecnología, investigación científica, industria cinematográfica, automotriz, arquitectura, medicina y muchas más cualidades que sería imposible nombrarlas todas.

 

Lo que necesita este país es un gran líder que no piense solo en sus objetivos personales, de grupo y/o de partido o que se sienta el mesías que le miente a la gente diciendo que viene a salvar a los pobres del mundo.

 

Necesitamos un guía que sea culto, con amplios conocimientos en economía y negocios internacionales, que sepa rodearse de gente igualmente preparada en cada área acorde a la secretaría de estado que se le designe.

 

Buscamos a líderes sindicales, secretarios de estados y burócratas que no sean corruptos, así como a empresarios que no caigan en ese juego.

 

Deseamos tener diputados y senadores, que no sean plurinominales y que piensen antes de hablar, para que no digan tantas tonterías que hemos escuchado el año pasado. Que recuerden que tienen dos oídos y una boca para escuchar el doble de lo que hablan.

 

Nos gustaría que el INE, se fajara los pantalones y no mantenga a tantos partidos oportunistas que no tiene representación popular y que ese dinero se le regrese a las universidades que se les quitó en la pasada Ley de Ingresos y Egresos.

 

Queridos Reyes Magos, la carta es muy larga y como no cabe en este escrito hay una segunda parte. #Gobierno #Cultura Ciudad de México