Después de semanas de una espera emocionante los 426 jóvenes de toda la República Mexicana, seleccionados para formar la Tercera Generación de la Escuela Nacional de Cuadros, encabezada por el Dr. Guillermo Deloya, llegamos a la sede del #PRI Nacional a comenzar una nueva etapa de vida.

El objetivo de este artículo no es hacer una crónica de aquella primera reunión, sino que tras numerosas preguntas sobre el papel de la ENC por parte de conocidos, mi interés es explicarles por qué y para que estamos aquí.

Es cierto que hoy en día México enfrenta desafíos, también es cierto que el sistema de partidos vive una crisis de desafección ciudadana; pero también es cierto que hemos tenido bastantes avances desde el inicio de la actual administración federal, y la razón es el compromiso del Presidente #Enrique Peña Nieto y del Partido Revolucionario Institucional para lograr lo que antes no se había hecho: Transformar a #México.

Un reflejo de ese compromiso está en las reformas estructurales, pero también lo está en la determinación del PRI por formar jóvenes comprometidos con México, con sus localidades y con el partido. Y es precisamente esa la función de la ENC darle los mejores servidores públicos y políticos a México, jóvenes que trabajen con esfuerzo, dedicación y responsabilidad ética pero que además tengan las herramientas para realizar una gestión administrativa eficaz que le de resultados a la gente.

Ya lo decía Colosio: "¡México no quiere aventuras políticas!. ¡México no quiere saltos al vacío!. ¡México no quiere retrocesos a esquemas que ya estuvieron en el poder y probaron ser ineficaces!. ¡México quiere democracia pero rechaza su perversión: la demagogia!". Necesitamos conocimientos, experiencia pero también el ímpetu y el atrevimiento que la juventud otorga.

Somos 426 jóvenes dispuestos a entregar nuestro tiempo y nuestro esfuerzo, a comer poco, dormir poco y estudiar mucho, para prepararnos y servir a México, como México merece, con pasión.

Hoy repetimos el compromiso que hicieron los jóvenes de la primera  y de la segunda generación: fortalecer la democracia y las instituciones mexicanas, servir a la sociedad mexicana y proteger los intereses de la nación sobre cualquier cosa.

P.D.: Ya que han leído el porqué y para qué estamos aquí, les invitamos, primero, a sumar esfuerzos y trabajar juntos por lograr el México que todos deseamos.