En México, y muchos países de Latinoamérica y el mundo, los organizadores o anfitriones de ciertas celebraciones, entregan en algún momento de la fiesta, objetos diversos a modo de recuerdo. Puede ser un portarretrato, una cajita de fósforos, las típicas pantuflas para que descansen las chicas después de haber bailado por horas en tacones; todo esto con el nombre del o los festejados, mínimo sus iniciales y la fecha del magno evento.

Tal vez, algunos invitados arrojan estos recuerdos a la basura y se quedan con las fotos que subieron a sus redes sociales como memorial, pero hay quienes acumulan todos estos objetos e incluso los exhiben en vitrinas para que los visitantes las admiren mientras comen, los años transcurren y en el portarretrato no se insertó ninguna foto, y los fósforos tampoco se usaron porque "no me atrevo a romper el bello listoncito que los envuelve, seguro les costó mucho trabajo hacer el moñito". Y así puede seguir la lista.

El asunto con esto que puede parecer inofensivo es ¿qué hay detrás de acumular cosas? Porque no sólo es lo mencionado, hay quienes guardan prendas que no se han puesto en años, argumentando que tal vez vuelvan a estar de moda en un par de años. Los acumuladores vienen en diversas presentaciones; amas de casa que compran las promesas ofrecidas en los infomerciales, sólo para usarlas una vez y luego meterlas de nuevo en su caja y dejar que se llenen de polvo en alguna bodega puesto que al final, no eran tan necesarias. Hombres y mujeres coleccionando recuerdos de relaciones amorosas o de amistad pertenecientes al pasado, tal vez pensando que todo tiempo anterior fue mejor. Están quienes dicen que repararán artefactos y nunca los reparan, tampoco los tiran y además se llenan de herramienta que no emplean y una serie de proyectos a medio terminar.

La terapeuta Louise Hay dice en su libro "Usted puede sanar su vida", que es muy importante limpiar a profundidad los espacios que habitamos y deshacernos de lo que ya no es útil puesto que ocupa espacio y energía, impidiendo el paso a lo nuevo dentro de nuestras vidas.

Es decir, acumular podría estar simbolizando algo más profundo: miedo a lo nuevo, aferrarse al pasado, temor a la carencia, a que más adelante no haya suficiente de algo.

Así que la próxima vez que hagamos limpieza, tal vez podríamos pensar: si "como es afuera, es adentro", ¿qué temo soltar? ¿a qué me aferro? ¿qué puede fluir si suelto esto? #Salud #Psicología #Tendencias