Cuentan los señores de edad que cuando ellos eran niños el peso era más valioso que ahora; recuerdo que mi abuelo me cuenta historias que cuando niño compraba innumerables tesoros o dulces con apenas cinco pesos; cosa que se me hace increíble ya que al día de hoy, son cinco pesos lo que cuesta un viaje en el metro.

Indudablemente los tiempos han cambiado; no solamente la moneda mexicana ha perdido valor también el reconocimiento laboral de una persona se ha visto menguado. Y esta es una situación en la cual me he hecho experto de una forma desafortunadamente involuntaria.

Cuenta mi abuelo, ingeniero petrolero egresado del Instituto Politécnico Nacional, que en su tiempo con estudiar la secundaria era más que suficiente; quien hacía el bachillerato o preparatoria era alguien que quería superarse o tenia las posibilidades de hacerlo; ya no digamos una carrera profesional.

El punto es que hace ya varios años, con el sueldo de una persona con estudios de secundaria (sin menospreciar a nadie en ese o este tiempo) podía mantener a una familia de por lo menos cuatro hijos; recordemos que antes las familias mexicanas eran de numerosos integrantes. Sin pena ni gloria, pero podía solventarse una vida modestamente cómoda y cabe señalar que solamente con una sola entrada económica.

Al día de hoy, no basta solamente con un título de bachiller, requisito mínimo para tener un empleo mal pagado, sobreexplotador y medianamente decente; ni siquiera muchas veces un título de licenciatura es suficiente. Hay que ser además de lo que uno ha estudiado muchas y muy variadas carreras y especialidades más.

O en su caso, está el otro lado de la moneda; te preparas a lo largo de cuatro años de escuela para que al enfrentarte al mundo laboral te des cuenta que para lo que estudiaste, andan solicitando gente con estudios mínimos de preparatoria con manejo de internet y con un sueldo que tú podrías ocupar bastante bien.

Así como hay unas, hay otras; y en ambas situaciones me he visto, cuando no tengo la suficiente experiencia, me sobra conocimiento o simplemente no soy lo que la empresa en ese momento está buscando; lo que me hace preguntarme ¿Qué tiene que hacer uno para tener un #Trabajo decente en este país?

De alguna u otra forma esta pregunta ha rondado mi mente y la respuesta sigue siendo la misma. No se.

Lo peor de todo es que la vida sigue y con poca o nula experiencia en mi rama, es otra circunstancia por la cual no contratan a las personas; la falta de experiencia en su área de oportunidad cuando ni siquiera les han dado luz verde para comenzar. ¿Ya notaron el círculo vicioso?

Te preparas academicamente para que no te contraten, termines aceptando subempleos y no puedas hacer más que ahogarte en créditos para que puedas mantener a tu familia.

Puedes hacer todo eso, o también optar por una solución mejor, la cual es seguir buscando.

Existen varios portales de internet donde puedes ofrecer tu talento, experiencia y conocimiento en lugares nacionales e internacionales; la cosa es que estés dispuesto a cambiar tu realidad.

Si ya terminaste de quejarte y quieres hacer algo por ti mismo y por tus sueños, entonces muévete y sigue buscando, que el fin lo determinas tú y nadie más; no es el reclutador que te dijo "nosotros te hablamos" o el área de recursos humanos que jamás te dio cita de entrevista; eres tú mismo.

En ese sentido, si en verdad quieres trabajar, si realmente quieres desquitar tus años de estudio; no dejes de buscar. La oportunidad llega para quien no se rinde. #Universidad #Dólar