Ciertamente la visita del Papa Francisco a México estará centrada la fe y los valores católicos, valores que deben prevalecer en una sociedad lastimada por la delincuencia organizada, la sistemática violación de derechos humanos, secuestros, homicidios y desapariciones forzadas. No hay que perder de vista que el Papa es un Jefe de Estado, es el máximo dirigente de una pequeña pero poderosa ciudad justo en medio de Italia al otro lado del mundo, El Vaticano.

Su mensaje servirá para conciliar y aliviar las penas de millones de católicos que lo esperarán en las calles, durante su visita a la Basílica de Guadalupe, en Chiapas y Ciudad Juárez. Se espera que Francisco sostenga una reunión con los padres de los estudiantes de Ayotzinapa pero no hay nada confirmado.

No podemos olvidar el mensaje político que estará entre líneas en cada una de sus intervenciones, incluso un gesto de él puede significar mucho y las conjeturas, serán demasiadas. Mucho se ha especulado sobre el significado y el propósito de su visita a México. Todas aquellas dudas serán resueltas cuando Francisco aterrice en territorio mexicano y de inicio la esperada gira pastoral.

Para el #Gobierno de #Enrique Peña Nieto, esta visita puede darle un respiro a su administración que no encuentra como salir del bache por la caída de los precios del petróleo, la devaluación del peso frente al dólar, la crisis de derechos humanos y una sociedad que clama por justicia y sentido común en el actuar de las autoridades. Sin embargo, las especulaciones y la duda permanecen en el resto de la sociedad mexicana no católica que ve un acto desesperado de Peña Nieto que el Papa realice una visita pastoral para aliviar la presión que rodea al Ejecutivo Federal.

A aquellos que no les interesa la visita del Papa por no profesar el catolicismo, deberían entonces interesarse en los efectos políticos y los mensajes que dejará en su paso por el país.

Existe una delgada línea entre el discurso político y la religión, un campo que sin duda el Papa Francisco domina a la perfección. #Papa Francisco