Según informes del Banco de México (BdeM) esta semana el dólar libre  abrió con el precio máximo a la venta de 18.41 pesos, con un mínimo de 17.50; asimismo se informó que el Instituto Nacional Electoral (INE) no tiene recursos para organizar la elección de los primeros 100 diputados del Congreso Constituyente de la, ahora, Ciudad de México (antes DF), por lo tanto se analiza la posibilidad de aumentar aún más el presupuesto de la institución. Sin embargo, nada de esto es relevante  dentro de la mediatización que inició el pasado 8 de enero, en el cual, cerró un “capítulo embarazoso” en el gobierno de #Enrique Peña Nieto con la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en Los Mochis, Sinaloa.

“Un capítulo embarazoso cerrado” fueron las palabras que el diario estadunidense, The New York Times, decidió usar para referirse a la tercera aprehensión del presunto criminal más buscado del mundo, después de su escape de la prisión de máxima seguridad del Altiplano a través de un túnel de casi  una milla de largo, el pasado 11 de julio.

¿Las autoridades mexicanas tratarán de mantener preso a “El Chapo”,  quien ya ha escapado de la cárcel dos veces, o por fin lo entregarán a Estados Unidos? Preguntó el diario norteamericano dentro de su artículo del pasado viernes.

Así como el NYT, fueron muchos los periódicos extranjeros que comentaron al respecto de la aprehensión de Guzmán Loera, algunos casi inmediatamente después de que el Ejecutivo Federal afirmara en Twitter el supuesto logro, al definirlo como “misión cumplida”; por ejemplo, el diario chileno “El Mercurio”, indicó en su portada del viernes: “Presidente de México asegura que Joaquín Guzmán fue recapturado. Enrique Peña Nieto dio a conocer la noticia a través de su cuenta de Twitter”.

No obstante, otros diarios fueron menos… tolerantes al momento de describir la reaprehensión de Joaquín Guzmán, por ejemplo, “La Nación”, de Argentina, que acotó la frase “El Chapo fue recapturado tras su espectacular fuga. El presidente de México, lo anunció en su cuenta de Twitter: Misión cumplida, lo tenemos…”

Un aparente acierto para el gobierno de EPN, y una buena forma de iniciar un nuevo año, después de un desastroso y caótico 2015; que aunque ninguno de los otros problemas sociales se han solucionado, ciertamente será un respiro momentáneo para el Ejecutivo; quien ha recibido varias felicitaciones por parte de distintas instituciones, una de ellas es la Drug Enforcement Administration (DEA), institución que ofrecía cinco millones de dólares por la captura de Guzmán Loera.

Ahora sólo cabe esperar cual será la estrategia del Gobierno Federal, en materia de la extradición a Estados Unidos del capo más caro y cotizado de México; cabe mencionar que según el director general de Procesos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR), José Manuel Merino Madrid. “La extradición de Joaquín Guzmán a Estados Unidos no será rápida. No es fácil entregar a uno de los capos más buscados, quien enfrenta ocho procesos penales ante la justicia estadounidense, el proceso tomaría mínimo un año, e incluso puede aplazarse hasta seis años si el proceso judicial se extiende”.

Pero no hay que preocuparnos, por el momento El Chapo ya se encuentra, de nuevo, en la prisión de Máxima seguridad del Altiplano; no es posible que se vuelva a escapar… ¿o sí? #Corrupción