Sin duda alguna todos hemos oído hablar del candidato republicano Donald Trump, aspirante a la presidencia de los Estados Unidos. Sus polémicas propuestas han causado revuelo entre la comunidad latina, pero sobre todo en México; desde políticas inmigratorias sumamente restrictivas, hasta su famoso 'muro' en la frontera entre E.U. y México.

No obstante sus propuestas, el candidato ha sido sumamente aceptado y hasta elogiado por varios ciudadanos norteamericanos. "Todos lo aman y no es por su dinero", declaró Anthony Senecal en una entrevista para la cadena BBC, un mayordomo de Trump que trabaja en una de sus mansiones vacacionales. Miles de ciudadanos aclaman su lema: 'make America great again' (haremos grande a América de nuevo).

En un principio Trump había declarado que sus propuestas se basarían en mejorar la economía del país, pero posteriormente comenzó a introducir discursos, hasta cierto punto racistas, en contra de los inmigrantes, más específicamente, en contra de los mexicanos. La idea de levantar un muro parecía sumamente descabellada en un principio; ahora la mayoría de los republicanos la aceptan e incluso la apoyan. Sus políticas en contra de los inmigrantes probablemente podrían acabar con los esfuerzos de Obama por darles un lugar en aquel país, pues el plan de Trump es sacar de Estados Unidos a cuantos inmigrantes latinos pueda. Si en campaña hace este tipo de propuestas, imaginen lo que hará si llega a la presidencia... Mejor ni pensemos en los posibles conflictos internacionales, con Kim Jong-Un, por dar un ejemplo.

Pero hay que preguntarnos ¿por qué una persona como #Donald Trump ha sido tan aceptada? Sin duda esta cuestión es difícil de contestar, pues el candidato ha demostrado ser contradictorio en incoherente en sus discursos. Sin embargo, parece ofrecer a los ciudadanos norteamericanos un "empoderamiento de los peores de demonios de la sociedad estadounidense", como dijo Denise Dresser en una entrevista con Carmen Aristegui. Y esto es lo que impulsa a la gente a creer en Trump: les dice lo que quieren oír (¿no te suena parecido...?). En este sentido, el candidato se ha convertido en un experto demagogo, retomando en sus discursos las principales molestias de la gente. Pero una cosa es decir y otra hacer.

El que haya bastantes ciudadanos norteamericanos decididos a votar por este tipo de personas nos revela una parte importante de la sociedad misma, podemos observar cómo nuestro país vecino no es tan tolerante y 'libre' como creíamos, pues si apoyan las propuestas de Trump para un muro en la frontera es por algo. No son todos quienes sostienen estas ideas, pero sí un número considerable de gente, tanto como para preocuparnos. Denise Dresser ya lo dijo: "Trump era una broma, ahora es un peligro"

Si nuestros vecinos del norte desean ser vigilados constantemente (como Trump dijo que haría debido a los recientes ataques a #Bruselas) por un presidente autoritario, ser dirigidos por un 'personaje' en lugar de una persona realmente preparada, por un empresario radical que asegura saber 'cómo se mueve el sistema' para hacer dinero, entonces tenemos mucho que pensar acerca de la forma de pensar de la sociedad estadounidense, y sobre todo, debemos pensar en cómo esa percepción afectará a países como México. Políticas así se convertirían en serios problemas para nuestro país. #Gobierno #Tendencias