¿Cuantas veces hemos visto en una casa o en un restaurante a una #Familia compuesta por padre, madre e hijos que están sentados en la misma mesa y cada quien está viendo su celular?

¿Cuantas veces hemos visto también a padres o madres ir caminando con su hijos sueltos de la mano o en una carriola, mientras ellos caminan absortos en sus aparatos? 

A estos niños que están olvidados de sus padres por la tecnología, se les conoce como huérfanos digitales.

Todos hemos visto al padre o madre que deja a sus hijos en unos juegos de algún centro comercial, mientras ellos están embobados con sus celulares enviando fotos, selfies y comentarios a sus redes sociales, cuando deberían de estar prestando atención a sus hijos quienes pueden ser victimas de un secuestro o abuso por parte de algún desconocido. 

El resultado de esta falta de atención puede llegar a convertirse en un serio problema en el momento mismo o en un futuro no muy lejano.

El día de mañana tú como padre o madre, no podrás negarle a tu hijo el uso excesivo de su celular si es que tú mismo lo has propiciado. 

No se lo podrás quitar como castigo, ya que te expondrás a una agresión directa física o verbal al sentirse agredido y desprotegido de algo que tú mismo le has permitido. 

De hecho ya ha habido casos en los que se ha llegado hasta el asesinato del padre o madre que por castigo, le quitan el celular al hijo o a la hija y estos inmersos en su vicio digital, arremeten en contra de ellos quitándoles la vida.

Estos riesgos son reales, sin contar los de la pérdida de la vista que ya se ha comprobado también que produce el uso excesivo de estos aparatos. 

Y que decir de la pérdida dela realidad ya que ellos consideran que lo que ven en las redes sociales es “la neta del planeta” 

Tampoco podrás decirle que te haga caso cuando tú les has prestado el celular para que jueguen con tal de no estar escuchando su lloridos o que te dejen en paz para ver la televisión o platicar con la familia o amigos. 

Existen también los adultos que aún estando a solas con su pareja, prefieren estar en el “face” para enterarse de chismes de pobre nivel cultural.

Bien valdría la pena que este día de la familia, hagamos un análisis de que tan arraigado y permitido está el uso de los celulares en nuestra familia. 

Es muy buena practica y da excelentes resultados, el prohibir el uso de celulares a la hora de estar sentados en la mesa para comer, o cuando se reúne la familia para convivir por un rato.

Esta simple práctica aunque sencilla, da como resultado la oportunidad de poder escuchar a tus hijos, conocer sus inquietudes y problemas escolares, relaciones con novios o novias, metas por alcanzar y un gran número de temas importantes que si hubiéramos estado en el celular, seguramente no habríamos escuchado.

Hagamos un esfuerzo por poner el mejor ejemplo y/o respetar a la casa que tiene estas reglas.

Lo importante es convivir para no perderse en un mundo digital. #Internet #Educación