LA HISTORIA.- Desde 1990 se comenzó con la edificación de vallas en la frontera sur de los Estados Unidos de Norteamérica, concretamente en la zona de San Diego, California. Curiosamente un año después de la caída del muro de Berlín. La medida fue para reducir el flujo de migrantes, particularmente mexicanos, aunque igual en menor grado, de Centro y Sudamérica que pasan a lo largo del territorio mexicano y que según algunos grupos defensores de los #Derechos Humanos, dicen que sufren igual o más por maltrato y abusos de la policía mexicana y que el gobierno de México trata de tapar "el sol con un dedo".

El mentado "muro de la tortilla" o de la "ignominia", ha servido como bastión político para atraer votantes en los estados fronterizos de California, Arizona, Nuevo México, Texas, en donde existe un buen número de "latinos" laborando, (#Inmigración) sea con documentos o sin ellos. El más enjundioso en el tema, fue sin duda George W. Bush, muy "amigo" de Vicente Fox, que hoy se rompe las vestiduras criticando a Donald Trump, pero que hizo y dijo muy poco al respecto en su tiempo de presidente de la República Mexicana. (políticas fallidas) Estos dos últimos "políticos sui generis", es su sistema de propaganda de usar y recurrir al escándalo, sobre todo a través de algunos medios.

LA REALIDAD.- En los días anteriores, en una entrevista con un diario norteamericano, la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, se embarcó en una no muy afortunada polémica, criticando al aspirante Trump, calificándolo de "ignorante". (http://racismo) Fue una reacción de intolerancia e intervención en asuntos políticos ajenos en contradicción a la postura añeja de no intervención y que la Carta Magna de México, prohíbe a extranjeros intervenir en temas nacionales de política. De donde se presume entonces, que la flamante y soberbia Secretaria, resulta también, ignorante. ¿Para qué tomar "pleitos ajenos"? Además que la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, no debe hablar a nombre de su jefe, y menos a nombre del Pueblo Mexicano y Norteamericano. Corresponderá a éstos últimos decidir quien sea el candidato próximo a la Silla Máxima y luego, falta ver si el señor Trump, de ser candidato, llega a la grande.

La forma de abordar estos temas por el aspirante Trump, que puede ser grosero, excéntrico o hablador -como Fox- llaman la atención y, es lo que busca, pero al final no tiene nada de "tonto e ignorante", sino todo lo contrario, pues así ha logrado amasar una gran fortuna. En cambio el expresidente de México, está más quemado que un Judas en viernes santo.

El Gobierno de México, esta vez por medio de la "Canciller Mexicana", ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. El problema migratorio tiene su raíz en nuestro País por la falta de oportunidades laborales y sociales; la discriminación y abusos, tanto como violaciones cotidianas a los derechos humanos en México, en contra de los connacionales y los extranjeros que no son "güeritos" y que provienen por necesidad allende la frontera sur de nuestra República.

¿Después con otra óptica política, pasará lo mismo que con el muro de Berlín?

#Racismo