Desde el mes de marzo, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) anunció afectaciones ambientales en la ciudad, aplicando el Hoy no circula como medida preventiva y regular las condiciones ambientales, ofreciendo los servicios de transporte colectivo de manera gratuita durante tres días.

Sin embargo, el pasado 5 de abril la CAMe dio a conocer la fase 1 de contingencia ambiental, a causa de las concentraciones altas de ozono, rebasando el límite de los 150 puntos.

Ante esta situación, el gobierno mexicano implementó en el Valle de México el Hoy no circula por un lapso de tres meses, causando molestia en los ciudadanos, ya que todos los automóviles y motos deberán descansar un día a la semana y un sábado al mes.

El descontento de la ciudadanía radica en la mala estrategia implementada por las autoridades, ya que restringe el uso de automóviles que sí cuentan con verificación, permitiendo el libre tránsito de transporte público que no cuentan con ella y que, además, impiden la fluidez vial.

El transporte público está trabajando a su máxima capacidad, siendo un completo caos entre 8 y 9 de la mañana y entre las 6 y 8 de la noche.

Algunas de las críticas a esta medida aplicada por el gobierno de la ciudad de México, es que se está limitando el libre tránsito, lo cual se dice, es injusto, ya que el transporte público no es lo suficientemente bueno para todos. Es lento, más contaminante, y presta un servicio nefasto. Por otro lado, unos cuantos aplauden la medida, ya que favorece al medio ambiente.

El tema sobre la medida de Hoy no circula es complejo, es muy buena para cuidar y proteger el medio ambiente, el defecto está en que no se aplicó de una manera correcta y coherente.

Previamente se debió de implementar carriles destinados para el uso de bicicletas; mejorar el servicio del metro; metrobus; tren ligero, etc.. Tampoco se tubo en cuenta el número de policías de tránsito en las vialidades más utilizadas; limitar la contaminación por parte de las fábricas; implementar educación ambiental en escuelas y crear spots publicitarios en beneficio del ambiente.

En fin, son infinitas las posibilidades para mejorar la situación de la ciudad, sólo está en querer hacerlo, porque en definitiva, todo se puede.

Mientras no conozcamos la realidad, México seguirá sumergido en las tinieblas

http://mx.blastingnews.com/opinion/2016/04/y-bueno-revolucion-mexicana-cuando-00867701.html #Medios de transporte #Crónica Ciudad de México #Política Ciudad de México