Existen altas sociedades en #México que se distinguen por su falsedad e hipocresía. Los mismos que coronaron como emperador a Don Agustín de Iturbide terminaron asesinándolo.

Luego de alcanzada la independencia de nuestro país, Iturbide estaba claro de que las condiciones que prevalecían no daban paso a que un mexicano nos gobernara. De ahí entonces proponer a Fernando VII el envío de un representante para encausar a la nación. El monarca español soberbio y resentido ni siquiera dio contestación a la propuesta.

Ya en el marco de un México libre, el grueso de su población lo instó a que tomara las riendas del gobierno. Los mismos que lo rodeaban, tanto gentes de alcurnia como la misma plebe, le exigieron tomar el mando con carácter de emperador. Ante la presión Don Agustín se vio precisado a aceptar en contra de su voluntad.

Después de tanto derroche consecuente de las fiestas, Iturbide tomó conciencia del real estado del país. Bien sabía que para sacarlo adelante hacían falta recursos y una organización política que descansaran en la modalidad republicana. Fue entonces cuando se decidió a establecer un congreso que lejos de trabajar para el bien del pueblo, usaba la tribuna con solo el ánimo de intrigar.

Ante la rebeldía de los congresistas que solo buscaban el beneficio personal, don Agustín se vio precisado a encerrarlos en la cárcel. Pero después de liberarlos, lejos de asumir su responsabilidad, en venganza, aquellos decidieron quitarle el poder acusándolo de dictador, traidor y arbitrario, lo cual desencadenó en su extradición con todo y su familia a Italia, en donde nunca recibió la pensión que el mismo congreso le había asignado.

En el interior del congreso todo era furor y rebatinga. Ya Antonio López de Santa Anna preveía aprovechar la situación a efecto de hacerse del poder durante el cual México perdió más del 50 por ciento de su territorio, ante el beneplácito que le brindaban los que antaño decían dar la vida por aquel que nos dio la independencia.

Y como el antes descrito muchos más. México ha quedado empantanado a lo largo de su historia por la acción entre otras de los intereses personales, codicia, falsedad, hipocresía, etc. de tantos que fingen mostrar lealtad y sinceridad a tantos que dicen amar y respetar, aun a sabiendas de que atrás de sus espaldas solo se esconde su voracidad.

Además de Iturbide y a manera de ejemplos podríamos mencionar otros que dan fe de lo anterior ¿Y qué sucedió con Sebastián Lerdo de Tejeda luego del fallecimiento de Benito Juárez de quien se sospecha que lo envenenó…?

¿La burguesía mexicana mucha de ella envuelta en la corrupción, de verdad ha colaborado a favor de la nación…?

¿Cuántas adversidades ha sufrido México debido a las demandas de la alta sociedad, que lejos de ver por la nación se esconden tras bambalinas disfrutando de champaña con caviar…?

Un caso que resalta se refiere a Don Porfirio Díaz. Durante su mandato fue sujeto de todo tipo de canonjías. Al final y antes de su salida a Francia, muchos que lo aclamaban optaron por darle la espalda.

Mientras tanto, hoy vivimos en un México que aún representando la 13 economía mundial, el porciento de población pobre cada día se agiganta más. Esa gran riqueza que supuestamente beneficia a más de 120 millones de habitantes está en manos de no más de 150 familias provenientes de la alta alcurnia.

@ap_penalosa