"Es una ley muy justa que las brujas sean muertas, porque producen muchos daños, lo que ha sido ignorado hasta el presente. Pueden robar leche, mantequilla y todo de una casa... Pueden encantar a niños... También pueden generar misteriosas enfermedades en la rodilla, que el cuerpo se consuma... Daños los producen al cuerpo y alma, dan pociones y encantamientos, para generar odio, amor, tormentas y destrozos en las casas, en el campo, que nadie puede curar... Las magas deben ser ajusticiadas, porque son ladronas, rompedoras de matrimonios, bandidos, asesinas... Dañan de muchas formas. Así que deben ser ajusticiadas, no sólo por los daños, sino también porque tratan con Satanás". Lutero.

Una película del director Robert Eggers que nos transporta al siglo XVII, a las primeras colonias americanas en Nueva Inglaterra y donde el puritanismo (una forma radical de obedecer la autoridad de Dios) está en su mayor auge; así “una familia es expulsada de su congregación puritana por no comulgar con el credo de la comunidad. Exiliado en el bosque, este matrimonio y sus cinco hijos construyen una granja para vivir. Un día, mientras Thomasin, la hija mayor, cuida a su hermano bebé, éste desaparece sin dejar rastro. La histeria religiosa de la época pronto hace su efecto.

No voy a hacer un resumen de la película, pero sí les cuento que tiene una fotografía increíble y un clima cinematográfico muy denso y tenso, que se mantiene y se hace más grande conforme avanza la historia.

Al principio me dije : "Mmm, se ve que está buena, seguramente no es la gran cosa, pero los cortos y algunas críticas prometen mucho. Seguramente es algo como La Bruja de Blair, que pasan muchas cosas pero nunca ves a la desgraciada bruja"...pero oh sorpresa, pasan muchas cosas y ves muchas cosas.

Creo que muestra lo que tiene que mostrar, no abusa de lo grotesco, violento o sanguinario como lo hace hoy el #Cine de terror, y mucho menos (es lo genial) abusa de los screamers (los brincos y gritos inesperados, de los que también abusan y se vale el terror de hoy). Así que si están acostumbrados a eso mejor no la vean; lo mismo, si están esperando mucha acción tipo Hansel y Gretel o Inframundo, NO lo vayan a ver.

Es más bien una película para nada predecible que te va sorprendiendo de a poco. No me parece lenta, creo que desde el principio van al grano y no aguantas por saber qué más sigue.

Sin duda, mi escena favorita es la del cuervo, que cuando la vean sabrán de que les hablo, es una toma tan artística y perturbadora que se les va a enchinar la piel. Además que la película también mantiene un sonido de fondo espeluznante. Quizá una de las fallas es el uso de la capa roja en el bosque, cosa que se convierte en cliché un tanto absurdo, pero en cambio las actuaciones muy bien logradas, más que Thomasin, Caleb lo hace muy bien.

Mi calificación final para esta entrega fílmica es de 5 estrellas, así que si este es su estilo de cine vayan y disfrútenla.