El aspirante a presidente de los Estados Unidos de Norte América, del Partido Republicano, ya había sido comparado en meses anteriores con el Dictador Alemán; sin embargo, pese a las maldades cometidas por Adolf Hitler, además de provocar la Segunda Guerra Mundial, sobra decir y resaltar su contribución innegable de forma eficiente en varios campos científicos, el Führer, por si lo han olvidado propuso y ordenó la creación del auto económico, acto que hoy aún percibimos en las calles de todo el mundo.

La Wolkswagen fue una de sus aportaciones, a su vez, durante doce años ordenó a los científicos de Alemania, la creación de un arma de nueva generación, la cual desencadeno la propia exploración espacial y la competencia entre Soviéticos (Rusia) y el país de norte América, entre otras muchas aportaciones que hoy palpamos en nuestros ojos pese a quien le pese.

Esta introducción la resalto; puesto que, sin lugar a dudas, el líder NAZI no tiene cabida de comparación con el magnate de la televisión, con el respeto que se merece el Sr. Trump pero su discurso de odio y demagogia política está bastante caducado, y pese a todo los habitantes del país de primer mundo caen en sus trucos racistas, que no son otra cosa que el odio a los extranjeros, el Sr. Trump se parece a Hitler en una sola cosa, su odio patológico a los extranjeros, sería interesante preguntarle por qué, además de que sería prudente que nos dijera cuales han sido sus contribuciones a la ciencia y la historia.  

Por otro lado, el ya virtual candidato republicano dice y afirma ser un Estadounidense comprometido, yo me pregunto, estará consiente este señor de sus orígenes, habrá dicho de dónde es que proviene, de donde más puede provenir un ciudadano estadounidense; sino, de una mezcla infinita de razas y nacionalidades, están mucho más revueltos que los huevos que desayuno, es más, los mexicanos tenemos origen étnico y en su mayoría español, pero, no estamos tan revueltos, tal vez por eso nos odia como Mexicanos mestizos que somos, porque él no puede decir que tiene origen y cultura, su país en totalidad es un hijo huérfano.

Pero bien dice el dicho, “nadie experimenta en cabeza ajena”  sería grato para todos los mexicanos que el Señor #Donald Trump visitará #México, y se atreviese a realizar las afirmaciones que hace en la protección de su frontera. Por lo pronto, los mexicanos mostramos la preocupación por quienes tiene familiares en el país del Norte, y no está por demás sentir incertidumbre, pues, como decía el propio Adolf Hitler, a veces, las cosas son como abrir la puerta de una habitación oscura, nunca sabes lo que encontrarás. #Inmigración