El Seguro Popular, es hoy por hoy una plataforma un tanto inútil, cabe señalar que para hacer este trámite hay que esperar hasta cuatro horas, después de haber solicitado la póliza debido al equipo inútil y poco eficaz que posee este organismo dependiente del Gobierno. Para quienes no cuentan con un seguro de #Salud, estos servicios médicos resultaron en principio favorables, pero, cabe desatara lo siguiente, el sistema es muy lento para darte de alta, ello debido a la saturación del servicio o de quienes solicitan afiliarse y tener por lo menos un ayuda en caso de enfermedad.

Es tan cuestionable la eficacia de la atención médica, que hay afiliados que prefieren darse de baja de este servicio; algunos de ellos han claudicado del servicio por mala atención, saturación en los tiempos de consulta, falta de personal calificado, porque, debemos reconocer sí hay médicos, pero, ¿cuántos de ellos son eficientes?

Es una pregunta que habría que hacerles a las autoridades en materia de salud; puesto que, no existe ningún reglamento que determine y supervise la actitud de los médicos para con los pacientes, también, no hay un marco jurídico que garantice la atención médica oportuna y de calidad, porque, como ya se dijo el sistema está saturado y cada día se satura más.

Si bien el esfuerzo por brindar servicios de salud es un compromiso del gobierno de cualquier entidad federativa, a niveles constitucionales, es uno de los bienes que debe procurar el gobierno a sus gobernados, y hasta ahora podríamos decir que en ningún Estado de la República Mexicana esto es una realidad.

 El gobierno le ha quedado a deber a la ciudadanía bastante en materia de salud, tanto es el problema y la sobre carga de necesidades médicas que los hospitales no dan abasto con las necesidades de la población. También, debemos analizar lo siguiente; las campañas de prevención de enfermedades crónicodegenerativas son casi nulas, aunado a esto, la cultura alimentaria de los mexicanos está basada en; grasas saturadas y alimentos provenientes de comida rápida. #México es un país que come a todas horas, exceptuando los tiempos que dicta la OMS para mantener un buen estado físico y metal. Derivado de esto habría que analizar la posibilidad de prevenir y no tratar de corregir, pero el sistema de salud mexicano invierte más en enfermos que en; seguridad, educación, infraestructura, etc.

Concluyo mi análisis basado en experiencias propias y de las de las estadísticas que genera el INEGI, pues según este organismo, en México existe la población peor alimentada del mundo, también derivado de los precios de una comida saludable, pero por el momento el gobierno parece ser amigo del plantearse retos que no puede resolver a tratar de evitarlos, lo cual mejoraría la calidad del servicio médico y por supuesto de la salud de los mexicanos y por su puesto la contaminacion enferma.