Fue un 29 de septiembre de hace 52 años, es decir en el año de 1964, cuando el caricaturista argentino bajo el seudónimo de Quino, presentó una tira cómica en donde una niña de cabello negro rizado, cuestionaba constantemente a su padre sobre los diversos aspectos de la vida.

La visión de una niña en situaciones como política y relaciones humanas, fue el ingrediente que hizo que Mafalda, fuera una tira cómica que chicos y grandes de toda un generación, disfrutaran con sus preguntas simples pero al mismo tiempo complejas.

Esta niña rebelde que odia la sopa, -como todos los niños- se distingue por descubrir la problemática mundial por medio de la radio y la televisión, para lo cual siempre está preocupada por lo que acontece en el planeta, más sin embargo espera que algún día la situación se mejore.

En muchos capítulos un globo terráqueo, es su motivo de preocupación y lástima, llamándole constantemente enfermo y esperando que tenga una pronta recuperación.

Esta niña precoz, empezó originalmente cuestionando a su padre, quien era el único adulto que aparecía en la historieta.

El padre es un hombre delgado, el típico vendedor de seguros, siempre de corbata, eterno luchador -como todo buen padre- que procura que nunca les falte nada a sus hijos a pesar de su modo de ser discreto y tranquilo.

A insistencia de su hija, el padre logra adquirir una televisión y un auto que aunque usado, les permite viajar y conocer más lugares interesantes.

Meses después, aparece su mamá como protagonista de la tira cómica,

quien es la clásica ama de casa que dejó de estudiar para casarse, situación que la hace ser recriminada constantemente por su hija.

Sus padres junto con su pequeño hermano Guille, forman una típica familia argentina de clase media, que vive en un barrio de la ciudad de Buenos Aires.

Mafalda es una niña inquieta y curiosa por naturaleza, quien gracias a su sencillez y humildad, logra cuestionarse muchas situaciones que nosotros los adultos, dejamos pasar desapercibidas debido al ajetreo diario de la vida.

De esta forma siempre critica a sus padres, considerando que son personas sumamente pasivas, lo cual siempre le hace enojar.

Su estilo indiscutible, siempre está dispuesto a filosofar y a encontrar las soluciones y la verdad de los hechos más simples y cotidianos.

Es una niña excepcional y diferente debido a su curiosidad constante.

Precoz, un poco cascarrabias pero muy despierta para su corta edad (6 años)

Siempre sabe lo que busca y se preocupa por la humanidad, la paz y los #Derechos Humanos.

Una tira cómica que estuvo presente en todos los que vivieron los años 60`s y 70`s, logró que pensáramos y recapacitáramos sobre el futuro de nuestro planeta.

Una tira cómica que a pesar de ser para diversión y entretenimiento, debe de ser referente de estudio para estudiantes de sociología, política y derechos humanos. ico mejor.de sguir luchandopara dejar a las futuras generaciones, un Mas tantas que lepueden disgustar. que nosotroslos adultos

Todo aquel que tuvo la oportunidad de disfrutar de esta serie, no nos dejará mentir que Mafalda, se convirtió en nuestro pequeño líder que con sus ideales, era capaz de cambiar las estructuras más sólidas del sistema. #Comics