Como casi todos los días y en cualquier parte del país, nos encontramos con personas prepotentes que ofenden y agraden a esta sociedad.

En esta semana surgió un nuevo sujeto al que se le denomina #LordHummer y como en todos estos casos, se ha distinguido por no respetar las reglas de esta sociedad y ofender al afectado a punta de groserías que más ofenden por su manera de expresarlas que por su contenido mismo.

Este sujeto se estacionó -para variar y como casi muchos lo hacen- en el lugar para discapacitados de un centro comercial del Estado de #México.

Desafortunadamente la persona que en ese momento sí requería del lugar debido a su discapacidad, fue la que tuvo que soportar el cúmulo de ofensas y amenazas de parte de este sujeto que por su forma de hablar y expresarse, parece más orangután que persona –con el debido respeto que me merecen los orangutanes-.

Lo vergonzoso del caso es que en el país del “Nunca Jamás” México, precisamente no pasa nada.

No existió ninguna autoridad que le ordenara quitarse del lugar para personas con capacidades diferentes, ni mucho menos hubo un policía que lo detuviera y llevara ante algún Juez Cívico.

Este es el país que tenemos, un lugar sin leyes, ingobernable y en el cual cada quien puede hacer lo que se le venga en gana, sin temor a ser castigado.

¡Pobre México, como me duele verte así! #Derechos Humanos