Con este texto se pretende dar una opinión personal sobre una conferencia en especial que trata temas de la religión católica desde una óptica menos dogmática.

Los que somos católicos de familia, desde unos pocos días después de nuestro nacimiento somos bautizados debido al famoso pecado original que todos conocemos. Pero el problema radica en que este pecado original hace que cualquier persona que llega a este mundo ya esté en deuda con Dios, o mejor dicho ya actuó de mala manera sin siquiera haber nacido. ¿Cómo es posible que un no nacido hubiese pecado? La respuesta es obvia, no hay manera de que lo hubiese hecho por lo que el pecado original es un tema que nos mantiene atados a dogmas como si fuéramos pecadores sólo por el hecho de existir.

Entonces si ya somos pecadores de nacimiento, como católicos le debemos a la Iglesia la única manera de redimirnos que es atarnos a ella. Este dogma es muy dañino para nosotros porque nos hace vernos como seres inferiores que necesitamos de una institución superior para poder salvarnos en la futura vida.

Por otro lado, está el tema de la fuerte discriminación a las mujeres que nos plasman desde el inicio de la Biblia cuando Adán y Eva son enviados al paraíso. Pero por culpa de la mujer que pecó, ambos fueron castigados y fueron exiliados del paraíso. Por lo tanto, nosotros no vivimos en el paraíso por culpa de una mujer que no pudo contenerse. 

De igual forma este dogma es muy dañino para la sociedad ya que nos hace partir de un punto en el cual la mujer es pecadora y por culpa de ella nosotros no vivimos en el paraiso. Y este dogma se ha llevado tan lejos que hoy en día podemos ver cómo en la propia #Iglesia Católica las mujeres no pueden llegar a ser más que simples sirvientes de los sacerdotes y demás miembros del clero. Así como lo anteriormente expuesto, hay muchos dogmas de fe y creencias dentro del catolicismo que nos llevan a dividirnos y a no lograr lo que Jesús quería, que era la convivencia entre todos y el amor al prójimo.

La Iglesia Católica ha desvirtuado mucho su objetivo por culpa de formalidades y dogmas que solamente perjudican al sano desarrollo de las personas. Creo que debemos dejar a un lado tantas reglas inútiles y comenzar por hacer caso de lo que Jesús dijo a sus apóstoles. Y dejar a un lado todas los inventos que se han venido dando a lo largo de la historia de la religión Católica. #Crónica Ciudad de México #Papa Francisco