A mi parecer, la empatía es el sentimiento que podría ayudar a una sociedad como la nuestra en momentos como los que estamos viviendo: crisis económica, individualismo, narcisismo, desintegración familiar, racismo, lucha de sexos, homofobia, etc.

Conforme avanza el tiempo, más nos hemos dado cuenta que la #Solidaridad y el famoso “ponte en mis zapatos” están casi extintos en nuestro país, esto se sabe gracias a un reciente estudio realizado por científicos de la Universidad Estatal de Michigan, la Universidad de Chicago y la Universidad de Indiana, en el cual se indagaron situaciones relacionadas con la amabilidad, el colectivismo, autoestima, la compasión, la emotividad, entre otros.

Anuncios
Anuncios

Se aplicó en un total de 63 países, con un aproximado de 105 000 personas entrevistadas de manera on-line, excluyendo a países Africanos debido a la falta de voluntarios.

Los resultados arrojaron que Ecuador encabeza la lista como el país más empático, seguido de Arabia Saudita y Perú, comprobando que sus pobladores mantienen dentro de su cultura la nobleza y la solidaridad de una sociedad constructiva, que se muestra generosa y dispuesta ayudar a otros además de ser más expresivos emocionalmente.

#México por otro lado se encuentra en la posición número 14, lo cual comprueba lo que mucho se ha comentado acerca de que el mexicano promedio se está volviendo individualista, sin mayor preocupación que sí mismo. No obstante, los países Latinoamericanos defendieron su puesto en esta lista en comparación con algunos países europeos como España, Alemania, Lituania y Tailandia, por mencionar algunos.

Anuncios

Quizá la reflexión sobre este estudio nos brinde una perspectiva clara sobre el rol de los latinos a nivel mundial.

Pregúntate ¿Cómo es que se construye el sentimiento de la empatía? ¿Qué impulsa a un ser humano a identificarse con los sentimientos ajenos? Quizá sea el sufrimiento, el dolor o la angustia, dado que en la lista tres países de oriente medio ocupan lugares importantes, según las palabras del principal autor del estudio William Chopik: “… considerando el historial de agresiones y guerras en la región… puede tener que ver con que la gente diferencia la empatía dentro de un país y la empatía hacia otras nacionalidades”.

Este tipo de recursos de convivencia se ha perdido con mayor frecuencia en los últimos años, si bien México no ocupa una posición para estar orgullosos, nos anuncia que aún no se ha perdido la esperanza en nuestro país, podemos reestablecer los lazos que nos unen como individuos, recuperar el valor y la esencia que nos caracterizaba a nivel emocional lo cual sin duda, al reconocerlo, sabremos por dónde empezar.

Comencemos pensando ¿qué hacemos nosotros para solidarizarnos con los demás? ¿Sabemos cómo es ponerse en los zapatos del otro? #Investigación Científica