Una vez más las autoridades mexicanas, nos dan material para hablar de ellas y no precisamente bien.

El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, anunció con bombo y platillo que el #salario mínimo tendría un incremento del 3.9% a partir del próximo día 1 de enero del 2017.

Este incremento significa que los mexicanos estaremos ganando la fabulosa cantidad de $ 80.04 diarios por una jornada de 8 horas al día, en un trabajo que implica gastos de transporte y comida.

El aumento que la COPARMEX (Confederación Patronal de la República Mexicana) había propuesto a la Comisión era de $ 89.35 como mínimo para tratar de solventar las deficiencias de salario que existen en nuestro país.

Anuncios
Anuncios

Aún con esta propuesta, el salario mínimo es una ofensa para todos los mexicanos.

El aumento representa una cantidad $4.00 diarios.

¿Qué se puede comprar con tan solo $ 4.00 pesos diarios, cuando muchas familias tienen mínimo dos o tres hijos?

¿Acaso no sabe la Comisión Nacional de Salarios Mínimos -o se hacen de la vista gorda- cuanto vale un kilo de tortillas?

Ya ni hablemos de productos como pan, huevo, leche, carne (ni soñando), pollo, verduras y frutas de la canasta básica que tanto hacen falta a los niños para tener un sano crecimiento.

Ni hablemos de artículos secundarios para vivir como jamón, pescado, jabón, papel higiénico, pan de dulce, etc…

Y sin contar camiones, gasolina, renta, luz y gas, estos últimos que también han aumentado su precio en estos días, como resultado de una Reforma Energética que nos vendieron como lo mejor que nos podría suceder como mexicanos.

Anuncios

El aumento no sirve ni para pagar el camión o pesero que nos lleve al trabajo, ni mucho menos para otros gastos.

Es ofensivo este tipo de anuncios, cuando la sociedad ve y observa como ex-gobernadores son prófugos de la justicia por llevarse miles de millones pesos que buena falta nos hacen.

Cuando ves que nuestros diputados se auto-otorgan un bono navideño de $ 150 mil pesos (sí leyó bien, ciento cincuenta mil pesos) por concepto de “Gastos de Gestión” a los cuales no están dispuestos a renunciar, aun cuando los presidentes de sus partidos gritan a los cuatro vientos que se luchará contra la #Corrupción, la impunidad y los gobiernos corruptos.

¿Así o más clara la mentira y la hipocresía?

Cada día que pasa la brecha social se está haciendo más profunda y peligrosa, ya que nuestra clase política a se niega a ver y escuchar el sentir de la sociedad.

¿En donde están esos resultados grandiosos que presumen algunos políticos y periodistas especialistas en la macro economía, cuando nada de eso llega a la sociedad?

En el país del nunca jamás, México, las condiciones económicas actuales son muy similares a las que se tenían en tiempos previos a la Revolución Mexicana, con la única y principal diferencia que en ese entonces, Don Porfirio Díaz había logrado un país estable, con confianza para el inversionista extranjero y con una economía diseñada para hacer crecer al país.

Anuncios

Nada que ver con lo que tenemos en este momento.