Afortunadamente la década de los 90 llega cargada de propuestas heterodoxas, las cuales surgen de un contexto histórico lleno de actos de represión para la población civil. Esto carrea manifestaciones y protestas hacia las políticas nada convencionales semejantes a un neo liberalismo que gobierno tras gobierno dejan un sin sabor en la boca del pueblo. Desde este año Argentina, Chile y #México se han puesto en contra de las políticas educativas de sus respectivos países, en este momento la más latente es la de México.

Siguiendo con el tema, la ONU (#Organización de las Naciones Unidas) en diciembre 2016 realizó la consulta pública a la juventud en su sede de Santiago bajo el nombre: "Diles qué quieres aprender" con el objetivo de saber cómo los jóvenes de américa latina y el caribe quieren que se les enseñe, esta iniciativa tuvo un resultado masivo que conoceremos el próximo 24 y 25 de Enero en el “E2030: Educación y habilidades para el siglo XXI” que tendrá lugar en Buenos Aires, Argentina.

Anuncios
Anuncios

Se observan cambios, el pueblo reacciona pero, ¿Por qué los gobiernos ponen tanto pero a la hora de las políticas educativas? Primero que nada la educación debe ser un derecho gratuito e inclusivo para todo ciudadano, eso está claro, lo que parece no tener claro el gobierno es el tipo de educación que se debe enseñar. La capacitación hacia docentes en un marco que no solo sea el de estratificar clases sociales para mantenerlas ahí sino el de enseñar a cada joven a ser un emprendedor, a formar empresas y crecer, mas no para trabajar para alguien.

En México las políticas educativas por las que se protesta se basan en dignificar la profesión del maestro; de una evaluación docente incoherente que consta de hasta ocho horas donde no se conoce a ciencia cierta el valor y la enseñanza del maestro.

Anuncios

Los docentes piden ser evaluados pero no de esa manera, lo que ahora ocurre es que cualquier persona que presente el examen de ingreso docente puede enseñar, además la mayor parte de la población Mexicana son indígenas de escasos recursos, ellos poseen un lenguaje para el cual los gobiernos no están preparados, esto trae consigo la exclusión de una “minoría” pero, ¿Minoría? México es un país con una gran diversidad cultural y lingüística. 7.9 millones de personas hablan una lengua indígena, y 25 millones se consideran indígenas (INEGI, 2015). Entonces ¿Por qué cualquiera puede enseñar y no cualquiera puede aprender? Esto se puede modificar desde la Ley de servicio profesional docente pidiendo que los profesionales estén en la obligación de cursar un año de regulación pedagógica la cual los capacitará para sus labores a desempeñar en la educación escolar.

Hoy es un momento decisivo, un momento en el que el pueblo tiene una voz fuerte para lograr cambiar las bases jurídicas. Junto a su presidente Enrique Peña Nieto se puede llegar a un acuerdo, aunque ¿Que se puede esperar cuando su propio mandatario hace copy and paste y ninguna carga legal le cae encima? Pues los mexicanos dirán: “Es México… guey” y si, pero eso no quiere decir que las cosas deban seguir igual aunque aun así se estén cumpliendo las llamadas leyes de educación, claro para los que están en la cabeza administrativa.

Anuncios

Ahora estamos en un punto renacentista donde hay destrucción pero con ella también viene la creación, propuestas y movilización de civiles que pide a gritos un cambio.

#Enrique Peña Nieto