Es probable, querido lector que usted tendrá acceso a esta información aunque no esté alegrando la portada. Celebramos pronto un año ejerciendo el poder de la palabra para distinguir la cultura. Todos estos contenidos permanecen así mismo a su disposición, si bien hasta ahora no han recibido la atención que demandan.

Es así como está preestablecido. Uno se obsesiona con dar lustre a los valores nacionales, pero a la cabeza se presenta un corte como siempre interesado en dar a conocer catástrofes o enfermedades. Estamos en una era donde sería más lógico que consiguiera millones de lectores incursionando en el video juego, pues ello se asume lo mismo como arte contemporáneo.

No hemos desarrollado pues, en estos sexenios, un sentido más profundo de la comunicación. Será más fácil probar escribiendo como novedad sobre del cine oficial para no caer en la simulación del valor intrínseco de los viajes, sean o no a los museos de las metrópolis más importantes del mundo.

Anuncios
Anuncios

Estamos de acuerdo en el acecho del aburrimiento absoluto cuando sentimos oportuno escribir para conminarlo a responder en el ejercicio cívico. Este año no hubo un comentarios. Osamos un discurso renuevo ligado al consumo de otros bienes republicanos ante la preeminencia de cifrar su interés lector.

Hacemos el primer círculo como cita obligada, aunque paralelamente le confundiremos con algunos brincos hacia temas cuyo crecimiento podría analizarse en relación a los ejes paralelos descritos del turismo en esta columna.

Para salvar México: ¡Venga al centro amable internauta! Sea parte de los cambios que revelan la notoria inversión ligada a la belleza. Venga con ánimo de hacer un recorrido a pié, pues la zona está reservada para facilitar el acceso de varios tipos de personajes del folklore.

Anuncios

Cada década va marcando un regreso de las arterias a la idea de un gobierno interesado en promover a sangre y fuego lo bello según el orden internacional. Si se fija bien, en el futuro, políticas mejor instrumentadas podrían basar mejores acomodos al turismo beneficiosos a la economía global.

Usted sabrá si comenzar discreto por Pino Suárez para ir dando cuenta de todos los pasos que se han dado en el proceso de embellecimiento. No se ha escatimado. Siempre se quedan cortos los dineros que podemos alcanzar para darle matices a los valores de la Ciudad de los Palacios.

Baje y conste todos los implementos desde la Plaza con fuentes de piso, avenidas que se agrandan para el flujo del intrincado curso peatonal, mobiliario nuevo, piso banqueta, alumbrado; todo cambia. Se limpia cada fachada y se comercializa y uno se siente en la metrópolis de los cuentos con misterios y leyendas en cada portal.

La Suprema Corte vive la transformación a un ambiente con menos coches y se ha rehabilitado la calle de la Corregidora y de la Academia. Sin embargo, las sorpresas que sí esperábamos se encuentran un poco más al frente de una muy desgastada plancha en el Zócalo.

La noticia es que ya abrieron el pasaje interpiramidal que cruza de donde está la calle de Seminario pasando por la República de Guatemala hasta la calle de los Donceles.

Anuncios

En esa misma dirección en República de Argentina ahora hay paso restringido y dos ventanas al inframundo de la civilización moderna.

Los basamentos se lucen y se anuncia una espectacular inauguración del Templo Mayor gracias a un proyecto ininterrumpido de ciudad subterránea que está dando frutos en razón a la magnitud de los descubrimientos habidos y por haber en el futuro próximo. #turismo cultural #centro histórico #Crónica Ciudad de México