Hoy, otro día de San Valentín, la historia se repite, y no por el excesivo costo de lo adquirido para demostrar “amor”. La intención de estas palabras exponen algo que no tiene precio, y que pocas veces se da con tanto cariño y corazón: libertad. He leído o escuchado en las distintas redes o con mis amistades, que el amor ahora es como comprar un dominio, ya no les basta con ser dueños de su biografía de #Facebook, quieren ser únicos protagonistas en el muro de su amado, o amada. Cuántas cuentas no están secuestradas, por la intransigencia del amor y las publicaciones desmesuradas, es notorio en palabras e imágenes que algo no cuadra. Todos son libres de expresar la calidez de su amor por otra persona, pero la acción instantánea de la respuesta se ha convertido en casi una necesidad, ya que si la otra persona simplemente no responde de manera veloz, hay un problema de atención o de cariño.

Anuncios
Anuncios

Estas suelen ser malas interpretaciones, por desgracia les sucede a muchas parejas que no tienen codependencia a la tecnología.

El WhatsApp es un caso similar, mensajes a la hora, todo está medido, encriptado, encapsulado, en una de esas llegará el momento en que el amor sea efervescente para enamorarse ipso facto, todo está enumerado, puesto en tablas y el romance, tanto como la interacción humana, son cosa antiquísima. No dudo que haya jóvenes de la nueva generación, que escriban una carta y la envíen por correo normal, el amor va variando según su época y en contraste con la historia del ser humano; el amor es electrónico, digital, desechable, reciclable, y hay que ser verdes y conscientes de que la amistad queda relegada, a lo último en la cadena del ciclo de reciclaje.

Anuncios

La urgencia por demostrar amor no debe ser apremiante, el remedio podría ser peor que la enfermedad. Pero para quienes tienen esperanza y no pierden la fe en el día de San Valentín, déjenme decirles lo valientes que son, no por sumarse a la compra del regalo más fastuoso, sino al evocar con toda la fuerza de sus sentimientos, que el amor en su fórmula suele honrar la libertad, sólo de él pueden salir las maravillas de la creación, cuando el sentimiento es correspondido en más de un aspecto de la vida del otro, trasciende en un bello descubrimiento a la par.

Centro Histórico, patrimonio cultural.

Diego Luna, nuevo Scarface. #Febrero2017 #14Febrero