Un maestro de la facultad dijo que la humanidad está sobrevalorada, en lo particular está errado, en lo general, acertado. Vemos las nuevas dinámicas globales y nos horrorizan a nosotros los espectadores, con la evolución de la ciencia hacia fines bélicos. Seguimos creyendo que la humanidad nos salvará de nuestro destino que hemos construido como especie, pero esta sobrevaloración de lo que significa humanidad nos da el carácter propio de nuestra contradicción humana: nosotros, como especie "humana", estamos acabando con la humanidad misma y con lo que la rodea, somos nuestra propia génesis de la destrucción, de la ambición material que genera una cadena de violencia, a la cual se le siguen anexando nuevos eslabones.

Anuncios
Anuncios

¿Qué ha sido de nosotros desde el inicio de nosotros?

Desde nuestros inicios de sapiencia, hasta las sociedades contemporáneas no hemos sido sino una Historia de violencia, de la no asimilación de ese otro que en lo más elemental es nosotros, es yo. La asimilación de ese otro es, tal vez, la llave de una nueva sociedad que comprenda que no somos esa masa uniforme que la cultura del establishment pretenden que seamos todos, sino en realidad somos un sistema más complejo, que requiere de mayor y mejor atención de los problemas particulares de cada sociedad para entender los problemas globales: viéndonos a nosotros mismos podemos ver a ese otro que igual sufre, goza, agoniza y está lleno de esperanzas y sueños: pretende construir una sociedad utópica, donde el poder y garantías individuales sean de esparcimiento horizontal, ya no más vertical.

Anuncios

Pero en la búsqueda de la utopía que Galeano la veía correrse junto con el horizonte y uno siempre iba tras de ella y siempre estaba un paso adelante, veo un peligro latente: en esa búsqueda de la utopía el horizonte, en su andar, se lleva a muchos por delante, dejando un camino desolado, lleno de incertidumbres y miedos. Como concepto es válida, como praxis es peligrosa.

Hemos sido tocados por grandes pensadores que han hecho del concepto un bello escenario para la humanidad, pero que no han o hemos logrado tocar la fibra mas sensitiva de la humanidad, para que esta por fin sea llamada así.

La aculturación de nuestras sociedades parece ser la meta de las esferas del poder (yo diría de él poder) ya que estas esferas no comprenden, ni quieren hacerlo, a las culturas que componen el territorio que desean administrar para sus intereses económicos, políticos y personales; nos ven como un obstáculo dentro de la dinámica oferta-demanda, territorialmente hablando. Ejemplo claro es la nueva educación en México.

Anuncios

Es una educación sin carácter, de fondo sistemática, que pretende enseñar inglés y computación a los niños como herramientas clave para su futuro: me temo que este tipo de educación solo responde a las dinámicas del mercado global, ya sea en turismo o como empleados de una trasnacional que requieren el conocimiento básico de estas herramientas para una mejor y mayor comunicación con ellos.

¿Solución?

Vemos que la humanidad por sí misma ha generado sus propias contradicciones y no ha sabido cómo superarlas por miedo a perder su esencia, su primer cara, pero que mejor sino arriesgar todo por nosotros mismos, aceptándonos como somos, como son esos otros y así lograremos que esto que somos por fin sea, ya no más una máscara, sino con rostro, un rostro humano, encontrar esa tan anhelada paz. #internacional #utopia #Sociedad Ciudad de México