Luego de que la semana pasada asesinaron a la periodista Miroslava Breach en Chihuahua, las protestas y manifestaciones por parte de los comunicadores han sido duras y latentes, y es que no es solamente el crimen tan atroz ocurrido en contra de la corresponsal, es también el mensaje enviado hacia una sociedad, ya de por sí dominada por el miedo, y cuyo único aliado en muchas de las ocasiones es la posibilidad de la denuncia por medio de los medios de comunicación.

Siendo México el tercer lugar a nivel internacional en muertes de periodistas, solo por debajo de Irak y Afganistán, lo que le queda al gremio además de exigir justicia es mantenerse unido y no permitir que sucesos como el ocurrido recientemente en chihuahua y en el resto del país se olviden y queden impunes, recordemos que en las plumas de los #Periodistas se encuentra el remedio para las severas lagunas mentales que padece la población mexicana en casi todos los temas. #NoMásPeriodistasAsesinados

La vergonzosa estadística de marzo

En México, en el mes de marzo, se tiene el registro de 3 periodistas privados de la vida: Ricardo Monlui, en Veracruz; Cecilio Pineda, en Guerrero y el más reciente a Miroslava Brech, en Chihuaha.

Anuncios
Anuncios

Hasta ahora, por año, han sido asesinados 14 periodistas, 42 en total en los últimos tres años.

Ante estos atentados en contra de la libertad de expresión, y particularmente en contra del gremio periodístico, en la ciudad de Tijuana los comunicadores hacen lo propio y convocaron por medio de la Asociación de Periodistas de Tijuana (APT) a una manifestación denominada, “Cámaras caídas”, en protesta por los 103 asesinatos de periodistas en el país durante los últimos 17años, el acto tendrá lugar este miércoles a las afueras de la Procuraduría General de la República (PGR) en esta ciudad fronteriza. #YaBastaDeBalas

Las voces y líneas deben continuar

Mientras estas expresiones se siguen dando por todo el país, de manera paralela las historias sobre #Corrupción, narcotráfico y otra serie de temas álgidos deben seguir saliendo a la luz, las investigaciones deben continuar, los cuestionamientos, los hallazgos, las filtraciones, todo debe seguir fluyendo en señal de solidez y valentía por parte de un grupo que sin duda tiene el peso que equilibra la balanza, la fuerza de hombres y mujeres valientes que todos los días con su trabajo dan fortaleza a la sociedad por medio de la información; es cierto que estas noticias deben continuar escribiéndose, pero escribiéndose con la destreza de la pluma, con lo agudo de los comentarios, con la certeza de un análisis profesional, deben escribirse con la tinta de la pluma ágil y suspicaz pero nunca, nunca deben ser escritas con la sangre de los periodistas.