El #Patriotismo es el sentimiento de amor a la nación en donde los ciudadanos se enorgullecen de sus tradiciones y costumbres, así como de su historia y pasado; el #Nacionalismo es la pertenencia de un Estado con una ferviente idea de superioridad como nación y de quiénes la conforman.

Los mexicanos poseen un gran cariño a su patria, sin embargo, se desvirtúa este sentimiento a raíz de un hartazgo social del paradigma que el gobierno maneja actualmente, ya que es evidente la necesidad de un cambio de modelo. #México vive una situación de gran complejidad, donde la división de la sociedad y el desagrado a la clase política polariza al país.

Anuncios
Anuncios

Actos de corrupción; la desigualdad social; la falta de desarrollo y seguridad son algunos de los problemas que aquejan a México. Es por esto, que la sociedad se ve disociada del gobierno y, la irritación colectiva de México surge.

¿Dónde se coloca México?

Si bien, queda definido a grandes rasgos los conceptos anteriormente mencionados, es decir nacionalismo y patriotismo, México cae en una línea peculiar, en donde se mantiene un orgullo de pertenencia pero a la vez, se desvinculan de la nación misma por hechos que la perjudican como los actos que no identifican al individuo con el gobierno. En este sentido, se aprecian ciertos fenómenos como los movimientos en favor de la cultura mexicana pero, sin ser de propósito leal. En otras palabras, ser mexicano se vuelve una moda. Una por cierto frívola y trivial.

Anuncios

A su vez, el poco cariño a las raíces mexicanas es otro elemento que denigra el pensar de sus connacionales, resulta incongruente el apoyo a la comunidad indígena cuando se regatea en alguna compra de sus artesanías, ó, en el uso de la palabra “Indio” de forma peyorativa cuando en esencia, es una referencia a una comunidad propia de la nación. Esta incongruencia es provocada por un elitismo que no hace más que dividir a nuestros paisanos.

¿Qué hacer con esta paradoja?

Antes de llegar a ser un país nacionalista ó patriótico, se debe entender la procedencia y asimilar los rasgos que son correspondientes de un mexicano. Entender que México proviene de colonia española y, es originario de un pueblo azteca y con ello, empezar a comprender la historia que compone a dicho pueblo para poder generar un nacionalismo auténtico y positivo; paralelamente de un patriotismo legitimo y cívico. Es indispensable no ser ajenos a las situaciones que afligen a nuestro país, así como evitar caer en contradicciones ideológicas.

La situación actual del Estado es materia de otro análisis, pero, para empezar a abordar temas de mayor complejidad es indispensable adoptar una postura congruente a los actos, empezando por la identidad misma.