Ante la serie de actos de violencia en contra de la población universitaria que han venido ocurriendo en los últimos días, el rector de la Universidad Autónoma de Puebla (#UAP), Alfonso Esparza Ortiz, anunció la contratación de 40 elementos de seguridad, los cuales contarán con permiso para portar armas y que tendrán la tarea de reforzar la seguridad de la comunidad. A la par, el rector mencionó que ya se ha tenido comunicación con el gobierno estatal para coordinar acciones e intercambiar información con el sistema de videoseguridad C4, para poder intervenir cualquier tipo de siniestro en contra de algún integrante de la máxima casa de estudios en la entidad, esto después de que el pasado martes 25 de abril, dos estudiantes fueran víctimas de un asalto en el que se les hirió con un puñal por 120 pesos y sus celulares.

Anuncios
Anuncios

“A los que roban se los encarcela; a los que violan se los encarcela; a los que matan, también. ¿De dónde viene esta extraña práctica y el curioso proyecto de encerrar para corregir, que traen consigo los Códigos penales de la época moderna? ¿Una vieja herencia de las mazmorras de la Edad Media? Más bien una tecnología nueva: el desarrollo del siglo XVI al XIX, de un verdadero conjunto de procedimientos para dividir en zonas, controlar, medir, encauzar a los individuos y hacerlos a la vez "dóciles y útiles".” (M.F.)

Si bien es una realidad que los actos delictivos en la entidad han ido en aumento desde el pasado sexenio a cargo de Rafael Moreno Valle, es necesario ampliar el panorama a un contexto nacional en el que desde el gobierno de FECAL y su fallida guerra contra las drogas, los crímenes de alto impacto, secuestros, feminicidios, trata y en general las actividades vinculadas al crimen organizado han aumentado en México.

Anuncios

Es por ello que se hace necesario cuestionar y debatir con la totalidad de la población universitaria las estrategias que se deben tomar para garantizar el bienestar de la misma, ya que se trata de un conflicto complejo y que deben estudiarse sus causas estructurales, de lo contrario podrían cometerse errores y atropellos en la ejecución de las tareas de un órgano represivo que a ciencia cierta desconocerá o confundirá sus facultades y funciones, recordando de igual manera que el acceso al sistema C4 no garantizaría la nulidad de siniestros, prueba de ello es la operatividad a nivel municipal en donde diario se registran asaltos y crímenes.

Recordemos el acto criminal en contra del estudiante Bruno Hernández durante una manifestación en contra del gasolinazo, en el que fue arrollado por un vehículo en los alrededores de Ciudad Universitaria, caso en el que a pesar de haber cámaras C4 instaladas por el rumbo, aún no se encuentra al responsable, debido a ello es necesario preguntar, ¿los elementos de seguridad contratados y la estrategia de vigilar y castigar es la adecuada?

¿Dónde están las academias?

Teniendo en cuenta que la UAP representa al órgano más grande de producción de conocimiento y compendio de información en el estado, al contar con cuerpos y departamentos, facultades y centros de investigación, en diferentes disciplinas, desde las ciencias exactas hasta las humanidades y sociales, una institución que alberga licenciaturas como criminología, ciencia política, antropología, sociología etc.

Anuncios

y un amplio número de cuerpos académicos que pueden ampliar el panorama a la hora de ejecutar estrategias que al parecer son simplificadas a la técnica del garrote como forma cavernaria de contención a la criminalidad.

Al parecer la producción de conocimiento en la universidad corresponde más a la producción de mano de obra calificada para un mercado global, y no así, para la generación de conocimiento y técnica al servicio de la sociedad, ya que no se están paliando las necesidades de la misma con los estudios y las investigaciones que se elaboran en la Universidad Autónoma de #Puebla, al contrario, pareciera que las técnicas aprendidas y el desarrollo de la epistemología generada por la intelectualidad poblana, quedara en el stock mercantil, solo para quien pueda pagarla.