La madrugada del pasado viernes 31 de marzo, en la calle de Paseo de la Reforma, a la altura de la Estela de Luz, un automóvil en que viajaban 5 personas y que iba con exceso de velocidad, se estrelló contra un poste y se partió en dos; el impacto fue tan fuerte que 4 de los ocupantes fueron arrojados del vehículo, mientras el chofer salvó la vida al ser atrapado por la bolsa de aire. Horas después, en la mañana, cuando se difundió la noticia, comenzó el tren que hasta el momento no ha parado.

De alguna manera, el aparatoso accidente se convirtió en trending topic y comenzaron las averiguaciones, investigaciones y demás, al grado que en prácticamente todos los noticieros se sigue hablando del asunto, a casi una semana, algunas veces, sin ton ni son.

Anuncios
Anuncios

Hoy se sabe que el conductor, Carlos Salomón, se encontraba bajo influjo no sólo del alcohol, sino que además, tenía más de 24 horas haciéndolo, que canceló su cuenta de Facebook para evitar que lo insultaran en la red social, que conducía a más de 100 kilómetros por hora (las primeras notas decían que a más de 180, después que no, que a 120) y que las víctimas y él acababan de conocerse en el bar donde estaban celebrando. También, que la familia de los occisos quiere que caiga sobre Salomón todo el peso de la ley y que no le otorgarán el perdón. Trascendió que una de las personas que venían en el auto, Karla Saldana, se había casado sin comunicarlo a su familia, que su hoy viudo le iba a dar el anillo próximamente y que se salió de su casa sin avisarle a nadie, después de las 24:00 hrs., para verse con unos amigos.

Anuncios

Con esto, las huestes de “opinólogos” que abundan en internet tuvieron más que suficiente material para hacer de esto, más que un accidente, un circo mediático de 3 pistas, con payasos y todo, en el que a Karla, por desgracia, le tocó la peor parte. Se le ha llamado infiel y demás por el hecho de haber salido sin avisarle a nadie tan noche, por no estar acompañada de su marido y por subirse al auto de un desconocido.

De modo más que desesperado, al día de hoy, los medios de comunicación han revivido una y otra vez a los pobres intérpretes del accidente y los han vuelto a matar a su conveniencia. Se ha llegado al ridículo de decir, por ejemplo, que apareció una sombra “misteriosa” en el vídeo del accidente, que uno de los fallecidos amaba los viajes, que el papá del chofer tiene una averiguación previa y así. Lo más estúpido, es ver la cantidad de sitios que repiten una y otra vez estas tonterías, al grado de colocar como noticia el que Facebook haya convertido en perfiles póstumos los de los muertos, como si fuera algo nada común.

Anuncios

Vaya, hasta a Miguel Ángel Mancera lo han hecho opinar sobre el asunto, como si este hubiera sido el único accidente de tránsito de toda la historia.

Lo más triste es que, nuevamente, esta noticia pone en evidencia lo pobre de la inteligencia de muchos de los usuarios de #Redes Sociales, lo lejos que estamos de quitarnos los prejuicios, lo ineficiente de los programas de prevención de accidentes y sobre todo, que los medios de comunicación están desesperados por encontrar una nota. En un país en el que todos los días muere alguien en las calles por conductores inconscientes, ¿en verdad es importante que se le de tanta difusión a un lamentable pero nada extraño suceso? Pues parece que sí, por lo menos para que los periodistas tengan algo que comer. #Tendencias #Crónica Ciudad de México