Desde cierta altura se puede observarla, en mancha urbana, las actividades de la mancha de la “res”; en diferentes horarios se intensifica o se relaja, existen momentos rutinarios en donde la concentración de la “res” se hace imposible. No es precisamente igual en todos lados pero cada lugar donde se desarrolle la cultura occidental presentará similitudes. Es el año 2017, la celebración de las fiestas religiosas que cobijan en el hedonismo a los occidentales entre febrero y abril, todos se asumen libres, el pobre o el rico, no importa su condición o status socio-económico, todos se sienten libres y todos saben que sus limitaciones no están relacionadas con la libertad.

Anuncios
Anuncios

¿Con qué están relacionadas sus limitaciones?

Hoy todos tienen un acceso irrestringido a la información, no importa si la desean adquirir o no, la información está a su alcance en todos por los medios, hasta los que hace algunos años, aún, se consideraban imposibles y hasta inimaginables; la información de todo tipo es parte de la cotidianidad de los individuos, la velocidad con la que se informa a la sociedad es producida por todos los medios, ahora, el individuo participa de esta de manera activa.

Pero, situando nuestra atención en México, no en las ciudades de Jalisco y México: contenemos datos recabados que dan un resultado alarmante, pues este se aproxima a un sonambulismo social que, si se tratara de verdaderas manchas sobre manchas: la social sobre la urbana, la uniformidad asusta.

Anuncios

Observando al azar y a cualquier individuo, no importa el género, las cotidianidades se pueden describir así: la actividad social comienza entre las 7 y 8 del día, la mayoría de la gente se dirige a sus escuelas, centros laborales y hospitales, ya sea para visitar a algún enfermo, internarlo o recogerlo; los demás destinos presentan intermitencias en diferentes puntos de la urbanidad pero son inconstantes; de las 9 a las 2 de la tarde todo se relaja, de 2 a 4 pm se repite la faena anterior y de las 4pm a las 7am la ausencia de la mancha social es notoria hasta que comienza el ciclo nuevamente. Los brotes o intermitencias cotidianas de las 7 a las 9 y de las 11 a las 3 de la madrugada con actividades sucumben pronto, visitan cines, centros comerciales, bares, hospitales y centros penitenciarios.

Teniendo esas particularidades en cuenta, hagamos una antropología y tomemos a un actor social al azar, de la ciudad de León Gto., que se ubica dentro del Estado de Guanajuato y que este es parte de los 33 Estados libres y soberanos unidos a una misma constitución federal; nuestro primer actor social es una mujer de 38 años, divorciada, con dos hijos adolescentes y en una relación próxima a convertirse en familia reconstruida.

Anuncios

Todas las mañanas se despierta a las cinco de la mañana para preparar lo necesario y comenzar el día, a las siete de la mañana sale de su casa, se acompaña con su hijos hasta el paradero del autobús, a las siete cuarenta desciende del camión y camina dos calles a su centro laboral, ahí estará todo el día hasta las dos de la tarde, sale a comer a un domicilio familiar cercano al centro de trabajo, ahí llegarán sus hijos, y a las tres y media de la tarde saldrá de nuevo a sus centro laboral, ahí se mantendrá hasta las seis de la tarde; a las siete estará en su casa y ya no habrá más actividad relevante hasta el día siguiente. Las actividades poco relevantes se subdividen en compras de despensa, salidas esporádicas al cine o a alguna plaza comercial, visitas románticas y algunas menos relevantes aún, en todo momento mantiene una constante: su teléfono celular al alcance inmediato.

En este trabajo iremos conociendo algunos actores sociales más: niños, adultos y viejos y contrastaremos, no solo las opiniones que se dan entre generaciones, también entre las temporalidades inmediatas a esas generaciones y sus correlaciones con el pasado lógico y dialéctico, es decir, conociendo la historia de algunos actores sociales nos internaremos en los valores que, antes a la interpretación, recibieron en el pasado y de ese modo reconoceremos el “espíritu de los tiempos” que se impregna en un sector de la sociedad mexicana, así, con ello, conoceremos algunas respuestas a nuestro presente. Sin embargo, lo más importante de este trabajo radica en saber cómo se integra la, cada día más marcada, individualidad dentro del sentimiento nacional y social.

Si sé que el 15 de septiembre es el día del grito pero no sé de qué”. Mujer 1, 38 años, León, Gto., México.

Para nuestro primer actor social, de la que respetamos el anonimato por así solicitarlo ella, es muy importante todo lo que pasa, pero para ella lo más importante es que se volverá a casar este año y espera que le vaya bien económicamente. ¿Y el amor?

#opinión León