Breve reseña de la demografía y política pública

En el artículo anterior, describimos la presión demográfica a la que están sujetas los países dependiendo la etapa en la que se encontraran ''A manera de recordatorio, la etapa 4 donde la tasa de mortalidad ha alcanzado o rebasado la tasa de natalidad se hace patente en Europa Occidental así como en #América del Norte. Quedó pendiente describir como una política de extrema derecha, una que aboga por un nacionalismo férreo y control estricto de fronteras debe sopesar la presión demográfica de los países involucrados; en el caso de Europa, donde la etapa 4 amenaza con mermar la fuerza laboral entrante en el contexto de una población que cada vez envejece más y por consiguiente, menos jóvenes deben soportar la carga social so pena de aumentar los tiempos de retiro y degradar los servicios sociales existentes, debe equilibrar y a la larga adoptar o incluso, tropicalizar por consecuencia, parte de la población foránea para asegurar el crecimiento a pesar de la retórica de una política cada vez más nacionalista.

Anuncios
Anuncios

Será pues, que en este artículo analizaremos el contexto histórico de la demografía del viejo mundo.

Historia y presente de la inmigración en Europa

Isaiah Berlin (filósofo, Gran Bretaña)

"He vivido durante la mayor parte del siglo XX sin haber experimentado -debo decirlo- sufrimientos personales. Lo recuerdo como el siglo más terrible de la historia occidental"

El siglo XX ha visto los peores conflictos de la historia humana y, a diferencia de los tiempos de paz, se necesita de manera inmediata una industria que pueda soportar las exigencias bélicas que se demanden y esto a su vez, se traduce en una gran oferta de mano de obra. Así mismo, aún se requerirán más trabajadores cuando llegue el período de la ''post-guerra'' donde necesariamente se deberá de reconstruir la infraestructura dañada a causa de los conflictos armados.

Anuncios

En Europa los trabajadores foráneos "Gastarbeiters" fueron invitados en respuesta a la poca demanda laboral que existía poco después de la guerra. Un relato de ellos aparece en el rotativo The New York Times bajo el título traducido al castellano "Los trabajadores foráneos de Alemania'' con fecha de publicación del 19 de agosto de 1984. En él, se menciona que en dicho pais, en necesidad de reconstruir su economía, reclutó a extranjeros para fungir como catalizadores de un nuevo crecimiento económico. A pesar de dicha invitación, como ocurre en la Europa contemporánea, también surgió una ola de discriminación y voces, tantos civiles como políticas en contra de los "Gastarbeiters" bajo la premisa de un choque cultural aunque, también se reconoció que incluso, para 1984 ya transcurridas cuatro décadas desde la última guerra mundial, que Alemania Occidental no podría sobrevivir sin la contribución de los extranjeros y que de ahí surgiera un movimiento para concientizar a la población sobre la injerencia que tienen los inmigrantes en aquél país.

Anuncios

La complejidad política nació entonces con estos puntos encontrados y para atenuar la situación, Helmut Kohl, canciller alemán electo en 1982, definió lo que se conocería como una "política de inmigración humana" basada en integrar a los extranjeros en la sociedad alemana, limitando el número de foráneos admitidos y por último, ofrecerles incentivos económicos si deseaban regresar a su tierra natal.

Hoy en día tenemos una Europa unificada y, a pesar de encontrarnos en un mundo más pequeño, donde las redes sociales y las tecnologías de la comunicación recortan distancias, donde la tolerancia y la confluencia cultural ya se percibe como algo positivo vemos no obstante, un resurgimiento nacionalista. Uno donde la xenofobia discrimina a aquéllos países musulmanes estigmatizados por los ataques terroristas sufridos en suelo europeo. Voces que aclaman la salida de musulmanes en base a la seguridad nacional. El nuevo tabú entonces ya no es el choque cultural o la pérdida de identidad sino, el terrorismo. Las consecuencias de ello para la Unión Europea son serias y si bien, el movimiento liberal se salvó en Holanda gracias a unos resultados electorales poco favorables para ''Geert Wilders'' y su partido de extrema derecha, el libre tránsito en una Europa unificada se ve amenazada tanto por el Brexit mismo así como por los resultados electorales de Francia y Alemania donde se espera que Marine Le Pen por el "Frente Nacional" que ha descrito a la globalización como ''salvaje y anárquica'' así como la alternativa antimigrante y partido alemán crítico de la Unión Europea "Alternative für Deutschland party" logren posiciones significativas en los peldaños políticos de sus respectivos países.

La tendencia populista y de extrema derecha deberá tomar en cuenta, en caso de ser protagonista de un remodelamiento del bloque europeo en favor de un nacionalismo más acentuado que, eventualmente se verán obligados en su calidad de líderes, a informar verazmente de las ventajas y desventajas de la inmigración, más allá de toda consideración #racial.