Hace cuatro días, hubo un aparatoso accidente en la avenida Reforma, donde murieron tres personas, una de ellas una mujer identificada con el nombre de Karla Saldaña. Ella es hoy víctima de bullying cibernético, un fenómeno ignorado por las autoridades, a pesar de que está muerta. Sí, para nuestra sorpresa, este país está lleno de hombres y mujeres cuyo odio ante lo femenino nubla su juicio y su criterio. Sin el menor pudor y con todo el cinismo del mundo, muchos han subido comentarios hostiles contra la susodicha, al parecer después de las investigaciones, se descubrió que es probable que ella estuviera viviendo una infidelidad, pues estaba viajando sola con hombres sin su marido.

Anuncios
Anuncios

Antes de sensibilizarse ante la muerte de una mujer joven de 29 años, empresaria cuyo único error fue aceptar un aventón a su casa, la mayoría ha expresado su violencia y culpa a la mujer de su propia muerte, afirman que su muerte fue resultado de una vida libertina. En realidad, el culpable fue el conductor de nombre es José Salomón Villuendas, quien manejaba a exceso de velocidad y ebrio, y quien sobrevivió para nuestra sorpresa, y salió casi ileso del accidente.

El caso de Karla Saldaña se suma a la violencia cibernética ejercida contra mujeres, quienes a pesar de ser víctimas de alguna circunstancia, delito o agresión, son vilipendiadas, primero Tamara fue cruelmente criticada en las redes por quejarse de un acoso sexual, después Mars Aguirre la adolescente que abandonó sus estudios de preparatoria por causa de un sistema educativo deficiente, ellas no son las únicas, de hecho cualquier feminista que se queja o manifiesta en las redes es ofendida y humillada por hombres y mujeres que se oponen al avance cultura de liberar a las mujeres de prejucios y juicios que las denigran y señalan.

Anuncios

Sorprende que las críticas y humillaciones a estas mujeres son mayores que las quejas e indignación que causan la impunidad y corrupción en México, como es el caso del amparo del porky, noticia que parece no conmocionar ni indignar de la misma magnitud que los casos donde las mujeres protagonistas viven de modo diferente a lo que dicta la sociedad, todo parece indicar que en México es más importarte mantener sometidas y dominadas a las mujeres dentro de un canon de vida y de moralidad, que hacerles justicia, que apoyarlas para cambiar su terrible y violenta realidad, nuestra realidad. #ChoqueReforma #Bullyingcibernético #KarlaSaldaña