La estampa de la calle es una mezcla de casas y comercios, terrenos baldíos, construcciones escondidas a medio terminar, animales aburridos, y personas ocupadas en actividades realizadas como en cámara lenta. Es como si en los lugares como este, con menos gente, con menos opciones, y con menos atracciones, la vida se tratara únicamente de vivir sin mayor intención que despertar para volver a dormir.

Esto me llevó a pensar en el sentido de la vida. Para mí estos pensamientos no son extraordinarios y - definitivamente - muchas otras personas con mayor capacidad y experiencia han respondido acerca del sentido de vivir mejor de lo que yo lo hago, pero bueno, todo abona.

Anuncios
Anuncios

Llegué a la conclusión de que no sólo en estos lugares “lentos” existe ausencia de propósitos, sino que también existe en las grandes ciudades, porque la gran actividad que existe en ellas distrae demasiado.

Adicionalmente ahora vivimos una era digital, que bombardea por todos lados y en todos sentidos y parece que cada vez menos personas se ocupan en pensar ¿qué sentido más profundo y significativo podrían darle a su propia existencia?

Al caminar por dónde sea, siempre encuentro personas sumidas en una especie de estado “zombie”, viviendo al ritmo de costumbres y hábitos sin duda necesarios, pero que en realidad no son únicos ni absolutos.

Al verlo me pregunto ¿qué clase de mundo es este en el que vivimos y qué es esa especie de embrujo que a demasiados tiene afectados y sigue afectando a muchos más?

Es justo esa condición somnolienta la que vuelve más manipulables a las personas.

Anuncios

Y eso es leña para poderes que ni siquiera imaginamos, leña que los poderes utilizan a conveniencia propia. Es esa condición somnolienta la que provoca que la gente no reaccione, que no haga algo, siquiera pequeño, para exigir y defender su derecho a tener una vida mejor.

¿Qué podemos hacer al respecto? Creo que todo comienza por tomar consciencia de la propia realidad. Después de accionar, se necesitará mantener la acción y la determinación para cambiar y mejorar. La ley natural del efecto y la causa no es un chiste. El ejemplo tampoco. Entonces es posible provocar el cambio en los demás, para dispersar mejores conductas, mejores #Tendencias, mejores dinámicas en las ciudades rápidas o en los lugares “lentos” como este en el que vivo.

Yo, por ejemplo puedo expresar mis pensamientos y no tengo miedo de expresarlos. Escribí esto deseando que - quienes lo lean - puedan llegar a meditar su situación particular y sentirse motivados para realizar cambios que impacten más allá de cualquier límite imaginario.

Anuncios

Actuar con la intención de cambiar algo más grande que las circunstancias propias, ya le da un sentido más amplio y profundo a la propia existencia.

La vida puede vivirse de muchas otras maneras, puede llenarse de mucho más, puede servir para llevarnos a cualquier otro lugar, por cualquier otro camino y sentido, la vida también puede servir para obtener mucho más de todo aquello que podamos creer inalcanzable.

La vida tiene que utilizarse para dejar una huella perfecta, bien definida, y con un buen propósito en cualquier sentido. Ya no sólo es necesario, ahora es crítico que cada vez más personas hagamos algo que impacte el embrujo para lograr que más personas despierten de ese despreciable estado espeso y sólido que viven, que de a poco se los traga, que sigue llenando los cementerios de masas que en vida sólo se dedicaron a esperar que llegara su final. #SERIES #Viral