Marcela “La Mars” Aguirre se volvió viral por haber subido un vídeo en el que anunciaba que dejaba la escuela porque ya estaba “hasta la madre” del sistema educativo. En el corto vídeo dejó en claro que sentía que no le estaba funcionando la escuela y que si a alguien sí, pues adelante, que hay que buscar tus sueños, como ella estaba a punto de hacerlo. A las pocas horas se comentaba por todos lados su decisión; miles de “#Influencers” y “youtubers” empezaron a criticar su decisión diciendo que “Es una morra chaira” (Alex Edwields), “Niña, necesitas madurar” (Makalakesh), “¡huerquilla rebelde!”(Héctor Leal), “…si no quieres estudiar, está de huevos, pero ¿qué quieres hacer?” (JuStYosS).

Anuncios
Anuncios

El caso más grave y rimbombante fue el de maurg1, quien aunque en ningún momento empleó malas palabras, presentó una noticia de SDPnoticias, en la que aparece una foto en compañía de #AMLO, en la que se anunciaba que la chica va a ser líder juvenil de Morena. Aunque mencionaron que era parte de la sección “El pitorreo” de dicho sitio, la daban como verdadera, porque SDP es un sitio más o menos serio. Nunca se dio cuenta que “El pitorreo” es una sección en la que se presentan noticias falsas, al estilo de lo que se hace en “El Deforma”, página dedicada a burlarse de las notas del momento.

Ninguno de los que “opinaron” se dieron a la tarea de hacer un poco de trabajo de investigación, no se preguntaron ¿quién es “La Mars” Aguirre? ¿Por qué subió ese vídeo? ¿Qué busca con esa acción? Un pequeño clavado por Google les hubiera dado por resultado que la niña, de 16 años, ha querido ser youtuber desde pequeña, que siempre admiró (curiosamente) a muchos de los que hoy la critican, que presume de ser una chica que siempre tuvo buenas calificaciones, que trabaja para la red social Scorp, en la que sube vídeos de 15 segundos opinando de varios temas.

Anuncios

Su meta es dedicarse de lleno al asunto y, nuevamente, como ocurrió en el caso de la quinceañera Rubí, estaba realizando un vídeo para comunicar su decisión a sus amigos y familiares, y sus mismos seguidores se encargaron de viralizarlo. Sin ningún fundamento, simplemente porque consideraron que no estaba bien su mensaje, empezaron a despotricar contra ella empleando el mismo lenguaje despótico que le criticaban.

Lo que se les olvidó a todos los “influencers” es que “La Mars”, si bien quizá no tiene del todo claro lo que dice, es parte de una generación que se ha criado con ellos, que responde con los mismos arranques de furia exacerbada y simulada que ellos manejan en sus vídeos, que critica al sistema porque escucha que ellos dicen que está mal. Ella, como millones de adolescentes en todo el mundo, están queriendo ser como ellos, cuyo único talento es la capacidad de denostar todo lo que no les parece, que banalizan lo trascendente y vuelven importante lo superfluo. Viven de generar polémica, de destrozarse entre ellos mismos si es necesario.

Anuncios

Marcela Aguirre tiene razón: el sistema educativo apesta y demuestra, con su actitud, que algo se ha hecho mal con su generación. Representa lo mal que se está haciendo el trabajo con los hijos, la falta de comunicación que hay en las familias y la descomposición del sistema.

#LAdyUVM