El caso de los periodistas en México es triste y desesperante. Sin un panorama alentador en el futuro: bajos salarios, poco entendimiento y valoración de su labor y un ambiente de violencia hacia este gremio, se ven aderezado ahora también por la burla. Así es, en mi opinión muy particular, eso es exactamente lo que representó y representa la designación, sin importar quien haya sido el responsable, de otorgar el Premio Nacional de #periodismo a un personaje como Esteban Arce.

Esteban Arce ¿Periodista ejemplar?

Si uno hace un ejercicio de memoria y trata de hacerse una imagen mental de Esteban Arce, probablemente vengan muchas cosas a la cabeza antes de la palabra “periodista”, o peor aún una combinación como “periodista ejemplar “o “prestigiado periodista”.

Anuncios
Anuncios

Creo que no me equivoco al decir que una gran mayoría lo ubicará como alguien más cercano a la comedia, tirando a bufón, o si le va un poco mejor un conductor de televisión y/o radio.

De ahí quizás, es que radica la importancia de los designios de los ganadores de este tipo de galardones, en una profesión de escasos reconocimientos de cualquier tipo, un mínimo que se respetaba era tener agradecimiento a personas que, de manera literal, arriesgan sus vidas para cumplir con su humilde labor de informar a la sociedad.

Lo que faltaba

En un México donde se premia más el carisma que la capacidad, quizás no nos debiera sorprender pero sí enojar este tipo de situaciones. Futbolistas se hacen de cargos políticos, actrices llegan a órganos legislativos del primer orden, o ahora más reciente un conductor falto de gracia designado como periodista de altos vuelos nos dejan preguntándonos con miedo ¿Ahora qué sigue?

Sirva este texto de solidaridad a los verdaderos periodistas, de los cuales tengo el gusto de conocer a algunos, que sin importar estos hechos seguirán en su noble labor más por la pasión por su profesión que a la espera del reconocimiento, el cual si es de esta forma es mejor que no llegue, porque más que reconocimiento parece broma de mal gusto.

Anuncios

#Política #PremioNacionalPeriodismo