A comienzos del siglo XX apenas se conocía un pequeño país de América del Sur, cuyo principal atractivo era el petróleo, el Reventón a principios del siglo XX colocó a #Venezuela en el mapa de América y muchas compañías petroleras como la Shell, Exxon, Mobil, Texxaco vieron que en esta tierra se podían hacer negocios rentables, donde lamentable por la falta de tecnología las mayores ganancias se iban al extranjero. Terminaba la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil Española, miles de refugiados de esos países y otros vecinos voltearon su mirada a esa llamada Tierra de Gracia que ofrecía a los extranjeros, casa, comida y trabajo, así como auxilio a los judíos que venían de Europa huyendo de los horrores del genocidio alemán.

Anuncios
Anuncios

Buques colmados de judíos descendieron por el Puerto de Puerto Cabello y la Guaira con el apoyo del Presidente de aquella época el General Eleazar López Contreras y seguidamente el Presidente General Isaías Medina Angarita, quien ofrecieron los llamados “Buques de la Esperanza” y de los cuales descendían europeos en cuyos rostros se vislumbraban los horrores de la guerra. Venezuela les tendió la mano y pasaron a ser ciudadanos hermanos. Igual ocurrió en la época de los 50, muchos europeos sobre todo italianos, españoles, portugueses comenzaron a emigrar a Venezuela como una Tierra de Gracia y agradecimientos para aquellos que vinieron a colaborar con la grandeza del país.

Continúa la migración en Venezuela

Colonias enteras de extranjeros se radicaron en el país, uniéndose entre ellos a fin de lograr trabajo que para esa época era ofrecida por el gobierno del Gral.

Anuncios

Marcos Pérez Jiménez para la construcción de una nueva red de carretas, autopistas y grandes obras de construcción civil que permanecen en el tiempo como el teleférico de Mérida el más alto y alto del mundo, la Avenida Los Ilustres, la hermosa Ciudad Universitaria, Patrimonio de la Humanidad; y otras obras más que el tiempo no ha hecho mella en sus construcciones. Hoy día, ese proceso migratorio vuelve a la palestra pública, ya no son europeos ni judíos los que emigran para Venezuela, son Venezolanos buscando nuevas y mejores oportunidades, jóvenes llenos de títulos e inmejorables calificaciones los que miran otros horizontes, madres que despiden a sus hijos sin saber cuándo los volverán a ver, hermanos que se prometen abrazos que no llegan, familias disgregadas y promesas incumplidas; ven los sueños de sus ancestros y se despiden de los abuelos que ya mayores es posible que no los vuelvan a ver, dicen adiós todos los días a algún amigo que se va, y abraza fuertemente a su perro porque sabe que no lo volverá a ver.

Tierra de Gracia que se ha convertido en Tierra de Despedidas, todos los días se le dice adiós a alguien, todos los días los colores son más difuminados, todos los días parte un avión lleno de venezolanos que no volverán. #tierradegracia #venezolanosenmexico