#Colombia, país de mujeres bellas, paisajes encantadores, gastronomía exquisita y gran diversidad de fauna y flora, que enamora a propios y visitantes, es una nación que ha sido manejada por la religión. Tanto así, que la honorable congresista del Partido Liberal Viviane Morales, quería llevar a referendo para que los colombianos decidieran quiénes podían y quiénes no, adoptar en el país del Sagrado Corazón.

Sin embargo, el pasado 10 de mayo de 2017, gracias a la decisión de la mayoría de representantes de la primera plenaria de la Cámara, se decidió archivar el debate, ya que los abanderados consideraron inconstitucional realizar el referendo, porque se estaba limitado el concepto de familia, el cual, según la Senadora Morales, debía estar conformado por papá y mamá, dejando de lado los demás núcleos que pueden conformar la misma.

Anuncios
Anuncios

Frente a la propuesta, los más afectados iban a ser los #Niños, quienes están en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar esperando ser adoptados.

Frente a esta decisión y como era de esperarse en el país del Sagrado Corazón, las reacciones no se hicieron esperar, unos celebraron y otros por el contrario, han hecho visible su descontento, aludiendo que este tipo de disposiciones acarreará un castigo divino, puesto que se rompe con ley divina de Dios. ¿Será que Dios es capaz de castigar por defender la dignidad humana y en especial la de los niños, que se encuentran esperando ser adoptados?

Señores fanáticos de la región, dejemos de ser tan drásticos y entendamos que el derecho a que nuestros niños tengan un hogar, no debe ser llevado a un referendo, recuerden que la dignidad humana no debe ser limitada por la decisión que tomen los demás sobre uno, es intrínseca en cada una de las personas desde el momento en que se nace.

Anuncios

Con estas arbitrariedades, lo que se logra es generar desigualdad y a su vez limita el libre desarrollo de personalidad.

Colombianos, no pretendamos llevar a nuestra amada patria al desbarrancadero, porque con este tipo de manifestaciones, lo que hacemos es ir en retroceso y - en este momento - lo que necesitamos es avanzar, por una Colombia igualitaria, donde predomine el respeto hacia los demás.

Lo que mejor podemos hacer frente a la decisión, es exigir para que cada uno de esos niños que están esperando ser adoptados, reciban el amor, el cuidado y respeto por parte de quienes serán sus nuevos padres, #Congreso