El primer suicidio en masa de que se tuvo conocimiento fue provocado por la lectura de una novela, Las Penas del Joven Werther, de Johan Wolfgang von Goethe, publicada en 1774, que trata del infortunio de un joven que se enamora de una mujer comprometida, por lo que no podía corresponderle y al no soportar la frustración, se quita la vida. El libro fue prohibido en Italia, Dinamarca y Alemania; una gran cantidad de lectores se dieron un balazo por imitar al protagonista.

El calificativo de basura humana que Phillipp Budeikin da a sus reclutas, recuerda algunas palabras del argot financiero, que suele llamar comedores inútiles a las personas de a pie, a los obreros, a quienes en un futuro no sabemos si ya cercano, serán desplazados por robots que hagan sus trabajos sin cobrar sueldo, ni reclamar derechos laborales.

Anuncios
Anuncios

Una de las primeras tareas que los muchachos tienen que cumplir en ese juego, es que se dibujen en alguna parte del cuerpo la clave f57 o f58 con un objeto punzocortante y tomen una fotografía que deberán enviar al administrador del grupo. Son claves de comunidades creadas en #Redes Sociales exclusivas de Rusia. Si se teclea en el buscador "cuándo fueron creados los grupos f57 y f58", nos lleva a páginas que tienen información relacionada con deporte, rendimiento y discapacidad.

Esto es una forma de eutanasia. Pura y dura. Todos los grupos que inciten al odio son de muerte, no importa si son reales o de Internet. Rusia es el país con la tasa más alta de suicidios en el mundo. Sobre todo suicidios infantiles. La vida ahí debe ser deprimente a más no poder; se persigue a los homosexuales, se aprueba que se golpee a la esposa una vez al año, se han provocado hambrunas y se ha enterrado viva a la gente sólo porque el gobierno planea la desaparición de ciudadanos en determinadas regiones.

Anuncios

En Rusia se desarrolló una secta religiosa llamada de los flagelantes, que practicaba la ablación de los genitales, masculinos y femeninos. Difícilmente puede haber algo más antisocial. Un país en cuyo territorio estuvo Jazaria, lugar de ladrones, asesinos y torturadores que se volvieron judíos para seguir fuera de la ley del zar. Ahí también tuvo lugar la matanza de Babi Yar, perpetrada por los nazis, pero contaron con la ayuda de la policía local ucraniana.

Quienes se sienten atraídos a participar en este tipo de juegos, tendrían que agregar un reto más a la lista de desafíos y debería ser el primero en la lista de la tal ballena azul: Partirle su madre a los que se comprometieron a dar #Educación, cuidados y nada más reprimieron a lo bobo. Devolverles las palizas, los insultos, los reproches por haber nacido. Después de eso, ¡ya veríamos si aún se quieren morir! #Derechos Humanos