La energía del #poder se relaciona con la fuerza de voluntad. Utilizado de manera sana, en #conciencia es una fuente de #vitalidad. Pero usado para someter, abusar y aprovecharse de la vulnerabilidad del otro, el poder cae en un oscuro camino de frialdad, de control y dominación.

Hoy día, la humanidad está enfrentando una combinación de los parámetros en el manejo del poder. Las potencias internacionales, cada vez más, han llevado el uso de sus potestades en la búsqueda de la conquista. En épocas antiguas era el dominio territorial, la sensación de ser temidos por otros, el abuso y la coerción. En el presente es la fuerza digital, la presencia de influenciar al otro por medio de tecnología, armamento, y la presencia económica que mueve al mundo.

Anuncios
Anuncios

De muchas maneras el deseo de dominar, de aquellos que mal intencionan su poder, ha llevado a otros a encontrar la solución de una manera menos violenta.

Los diferentes niveles de conciencia aportan un equilibrio en la balanza, porque el aprender a usar el poder desde la voluntad y empoderarse sanamente, lleva a una sensación de armonía donde las personas tienen fuerza, dirección y compromiso. Esto es, saber manejar el poder en positivo permite, como centro energético, canalizar con más claridad los objetivos y es la fuerza principal para generar acción y manejar una crisis, así como también determina la fuerza de carácter. Tomemos por ejemplo dos personalidades que han sido parte de la historia mundial y quienes han hecho uso del poder de manera completamente opuesta.

Dos polaridades que han sido líderes cada uno desde su propia fuerza

En primer lugar, tenemos a Adolf Hitler, líder alemán que llevó al mundo a enfrentar uno de los acontecimientos más horroríficos de la historia, y no con ello me refiero tan sólo a la Segunda Guerra Mundial; sino que fue más allá en el sometimiento de inocentes (los campos de concentración y exterminio), de usar el dogma de un poder para crear una "falsa superioridad" de la nación alemana por sobre todas las demás.

Anuncios

Hitler, usó su voluntad desde el orgullo, el miedo a la separación. Había un enganche de dominación que finalmente acabó en la destrucción.

Por otro lado, Mahatma Ghandi era un líder de la India que conscientemente logró un propósito dirigiendo desde la prudencia, el sentido común, la tolerancia y serenidad. Ghandi tenía un autoconocimiento profundo, ecuánime y espiritual, y, a partir de esta paz interior logró un impacto social que fue la inspiración de sus seguidores. Dispuso su fuerza y energía para combatir la discriminación, para lograr la liberación de su país con una política de no-violencia. Tenía control sobre su poder y la fuerza de voluntad que le permitió usarlo para el servicio y actuar con integridad en cualquier circunstancia.

Te invito a reflexionar desde tu corazón y entiendas de manera consciente el verdadero significado del poder. ¿Hacia dónde se inclina tu balanza? ¿Eres la polaridad o la serenidad?

La humanidad está entrando en un cambio, la nueva era está en búsqueda de empoderarse, sí, pero ya no desde la dominación y manipulación, más bien ahora está centrando la energía en el fuego que transforma y la confianza de actuar por el bien común.

Anuncios