Los ciudadanos de Mexicali fortalecen su Estado al criticar ya no sólo la Ley de Agua sino también las concesiones nada transparentes del agua. ¿De qué sirve derogar una ley si los gobernantes siguen dejando de lado a sus ciudadanos? Por ejemplo, se favorece a ABARCA para la construcción de un acueducto de 47.5 Km que surtirá con 15 millones de metros cúbicos anuales de agua a la empresa cervecera Constellations Brands quienes, ¡vaya ironía!, atribuyen su éxito porque asumen su “responsabilidad” de cuidar la tierra, las personas y las comunidades en donde establecen sus fábricas, ¿acaso tuvo esta empresa el alto valor moral de preguntarles a los ciudadanos de Mexicali si la querían ahí?; y, finalmente, a pesar de la abrogación de la Ley de Agua, existe dictamen aprobado por el Congreso del Estado para que empresas particulares operen la infraestructura hidráulica.

Anuncios
Anuncios

Pero en México hay un despertar y los ciudadanos de Mexicali son ejemplo a seguir, ya que se han dado cuenta de la necesidad moral de seguir exigiendo no sólo un diálogo, sino la participación directa de los ciudadanos en las decisiones de los que gobiernan. El 28 de marzo se agruparon en el Congreso conscientes de la necesidad de seguir la acción por la falta de atención a sus demandas, y lo tomaron. La junta prometida por el gobierno con el movimiento, Mexicali Resiste, se trasladó para el 6 de abril en Tecate, para que los ciudadanos no estorbarán en su trabajo, cuando es a ellos, precisamente, ¡a quienes tenía que consultar!

La participación ciudadana es el camino hacia la perfección del Estado, a partir de esta reunión en Tecate el movimiento Mexicali Resiste cobró vida, siguen invitando a la sociedad civil a no bajar la guardia, a participar en los diálogos que han conseguido establecer con el gobierno, a seguir con la moral alta, a informarse, a mostrar lo que es ser ciudadano, a formar un frente común, a asistir a las marchas y manifestarse.

Anuncios

¡Fuera la cervecera!, ¡El agua no se vende, el agua se defiende!

Qué podemos hacer como ciudadanos mexicanos ante esta arbitrariedad y cinismo político para llegar a constituir un gobierno justo. 1. Somos parte de un grupo social, y por tanto, tenemos la obligación moral de ser ciudadanos, de unirnos al movimiento que se ha creado en Mexicali. Si el objetivo de entregar la política del agua a los municipios es debilitar el movimiento nacional, lo que tenemos que hacer es unirnos al movimiento porque todos formamos parte de la red; 2. Tenemos que elegir gobernantes que comprendan y tengan el valor moral de reconocer, que los bienes de la nación son de todos los ciudadanos y no de ellos; 3. Crear espacios públicos para que ciudadanos y legisladores discutan todas y cada una de las leyes; 4. Educar a nuestra población no sólo en ciencias y artes sino, y sobre todo, en aprender a abandonar intereses particulares a favor de la comunidad y leyes universales; 5. Enseñar a escuchar los argumentos para tratar de hacerlos propios y transformarlos en una propuesta nueva que incluya la de todos.

Anuncios

Solamente así podremos llegar a ser ciudadanos y tener un país para ciudadanos, esto es, una república. #Privatización, agua #Lo público y lo privado #Derechos Humanos