Juana Armanda Alegría, autora del ensayo, La sexualidad de la mexicana señala que la mujer en México vale por ser madre y este mismo rol la diviniza y la humilla. En este país el insulto más grave es que alguien te diga: "chinga a tu madre" o a un peor, "hijo de la chingada", lo que es igual a: "viola a tu madre" o "eres hijo de una violación". También, aquí mismo, se dice que la mayoría de la población es católica y para ser más específicos, guadalupana; el 12 de diciembre es fiesta nacional. En resumen, estamos a cinco días de celebrar el Día de la Madre, ese personaje que parece ser tan alabado en nuestro país, pero que pertenece a un género al que se le resta toda importancia como individuo si no es un familiar, si no es MI madre o MI hermana.

Anuncios
Anuncios

El pasado miércoles 3 de mayo una mujer de 22 años de edad fue encontrada sin vida en las instalaciones de Ciudad Universitaria de la Universidad Autónoma Nacional de México. Ese mismo día, por la madrugada, una familia fue asaltada en la carretera México-Puebla, violaron a las dos mujeres que iban en ese viaje. Hace un par de semanas una mujer fue asesinada por un "pretendiente resentido" en la ciudad de Guadalajara, en la misma ciudad, hoy, otra mujer denunció a un hombre que grababa bajo su falda y había tomado fotos de su rostro sin su consentimiento. Estos son sólo algunos casos, que han llevado a levantar la voz y a que las redes sociales se inunden con el #SiMeMatan, y es que ayer la Fiscalía señaló a través de su twitter ciertos datos de la vida personal de la mujer que falleció en las instalaciones de la UNAM, que si bien no achacan una culpabilidad directa a la víctima, señalan los "errores" de su vida.

Anuncios

Al día de hoy los sospechosos de su muerte son su novio y ella misma.

¿Qué pasa, que a pesar de estos movimientos, del interés constante de grupos feministas por cambiar las cosas, seguimos igual y pareciera que peor?

Hace apenas unas semanas, el accidente de Reforma nos recordaba que una mujer no muere por un accidente automovilístico, muere por haberse subido a un coche sola, de noche, borracha, sin marido y un sin fin de razones que en este momento no recuerdo. El problema fue el alcohol, la imprudencia, el exceso de velocidad, no lo que la mujer haya hecho esa noche. Y ahora nos encontramos con el caso de Lesby Berlín Osorio, de acuerdo con las investigaciones murió ahorcada por el cable del teléfono de la cabina donde fue encontrada, en la mano aún llevaba una cadena de perro, pues se dedicaba a cuidar perros como trabajo de medio tiempo. Las autoridades han hecho hincapié en que Lesby había bebido y consumido drogas, que vivía con su novio, que ese noche discutió con él y que había dejado la escuela porque debía materias; nada del autor del crimen, pero como si se tratase de una telenovela tenemos el resumen de la vida personal de una víctima en las redes sociales.

Anuncios

¿Quién fue el culpable? Pues ella o el novio, dicen. Como si uno se suicidara con la cadena de un perro en la mano y con la otra se ahorcara con un cable, así de fácil.

La respuesta de la Fiscalía ante estos casos provoca que hierva la sangre, sobre todo, la falta de indiscreción. Claro, todo el país está conmocionado por la noticia: la máxima casa de estudios, escenario de un feminicidio, sin embargo, dar esa clase de detalles nos hacen caer en el amarillismo, en interpretaciones quizás erróneas. Porque tal vez nuestras autoridades sólo hacen su trabajo, mas pareciera, con esas declaraciones, que buscan zanjar el asunto en un "se murió por revoltosa". Y así, día a día las denuncias por violencia de género son denigradas, por sociedad y gobierno. Las desaparecidas no son tantas, las alarmas son falsas, la violencia es pareja con todos... Estamos a cinco días del Día de la Madre, y esos, los mismos que hoy hablan de exageraciones, que siguen culpabilizando a las víctimas, llevarán flores y pasteles a sus casas, porque su madre "no se mete en eso", su hermana "no usa minifaldas", su hija "no se alcoholiza, ni se droga". #Feminismo #Feminicidio #Sociedad Mexicana