Últimas encuestas en el Edomex

Hegemonía en peligro

Sí, admito que tengo un interés concreto en el tema: vivir mejor. Y también admito que compré un departamento ARA en su desarrollo de Huehuetoca: Citara. Pero antes ya me habían llevado a otro de Hogares Unión: El Dorado, y ahora que recorro la zona, he visto tantos desarrollos de vivienda (Albatros, Galaxia, Ciudad Bicentenario, Haciendas, etc.) que ahora no me cabe la menor duda: la tierra prometida para la rentabilidad del Tren Suburbano se llama Huehuetoca.

Desde la primera vez que usé ese tren, en 2016, estoy seguro que es el medio de transporte más cómodo, limpio, amplio, rápido y eficiente que tiene la zona metropolitana de la Ciudad de México.

Anuncios
Anuncios

Además, la Plaza Buenavista es quizá una de las más prometedoras zonas comerciales del norte, sobre Insurgentes y conectada al STC metro, estación del mismo nombre, Buenavista. La nostalgia me invadió al recordar esos viajes de infancia hacia Guadalajara y en mi juventud hasta Guaymas, Sonora, en el Transpacífico. En el viaje reciente conocí ese inmenso patio de carga, Pantaco, con sus "edificios" de contenedores que han atravesado los océanos, y cómo no iba a ser espectacular, si se trata del patio importador de la capital del país.

Sin embargo, les doy la razón a los directivos del tren, que en las últimas estaciones, Tultitlán y Cuautitlán, el flujo de pasajeros se reduce, pero porque éstas son zonas más industriales que de vivienda. Sin embargo, justamente, pasando esa área, comienza una realidad y potencial habitacional que requiere transportación desde ya.

Anuncios

Si el tren suburbano se ampliara hasta Huehuetoca, existen otros puntos intermedios que serían atractivos y rentables. Uno de ellos sería a la altura del bello y pujante Tepotzotlán, que sería Santa María Huecatitla, que también daría servicio a gente de Tlaxihuacalco y Santa Bárbara. Otra más podría estar a la altura de Teoloyucan o Coyotepec y además de esas dos comunidades le daría servicio a Zumpango, Cuaxoxoca y Tlatilco.

Desde ahí aparece un hueco, sí un poco grande, aunque es un bello paisaje de praderas de forraje. Pero llegando a Huehuetoca, comienza una realidad de desarrollos habitacionales muy concurridos. Incluso no sería la antigua estación de tren que está detrás de la Presidencia Municipal, la última estación de esa línea, sino que me atrevería a terminarla entre Citara y El Dorado. También ahí comienza el Estado de Hidalgo, que además podría interesarse en contribuir a la inversión, para una futura ampliación.

Hay que aclarar, que el tren suburbano no requiere nuevo tendido de líneas férreas, sino utilizar las ya existentes.

Anuncios

De hecho la ruta trazada aquí, sigue las vías férreas ya existentes, y se entiende que la nueva inversión requeriría, además de las estaciones sugeridas, otras vías adyacentes. Pero comparado con otros medios de transporte, donde sí es necesario levantar todo, desde estaciones, vías, tecnología, trenes, etc., en este caso, ampliar y habilitar lo que ya existe, sería mucho menor inversión. ¿Por qué no lo ven así los candidatos y se siguen ateniendo a "estudios", cuando sólo hace falta ver lo evidente?

La megalópolis de la Ciudad de México requiere viabilidad hacia el norte, más allá de Ecatepec, donde ha subido notablemente el precio inmobiliario. El futuro de esta zona metropolitana está en los confines de su cuenca, donde precisamente está Huehuetoca y para lograrlo se necesita conectividad, con infraestructura real, que son el Mexibus y los trenes, metro y suburbano. Lo demás son redes de transporte local automotor, que no deben ser más grandes que unas cuantas colonias, para aminorar los riesgos de mafias transportistas.

Este artículo es una reflexión y una provocación al debate técnico que me pueda corregir en varios de mis puntos de vista. Involucrado estoy, casi vivo en Huehuetoca. #AlfredoDelMazo #suburbanoaHuehuetoca #Ecología