Es sabido por todos nosotros, que desde la administración de Felipe Calderón se intentó crear un pilar utópico, que ayudaría a eliminar la inseguridad en México y éste era lograr un rediseño en las corporaciones policíacas, lo que llevaría a un verdadero punto de control de éste mal, disminuyendo por ende los niveles de inseguridad en México.

Oh gran error! Cierto es que desde entonces, se sabía que la inseguridad en nuestro país estaba escalando a niveles que, ya eran por mucho alarmantes, con una afectación directa a las actividades diarias de todas las personas en varios ámbitos de su vida, ni que decir de su patrimonio, libertad y por rebote su salud.

Anuncios
Anuncios

Al día de hoy, tristemente debemos reconocer que sólo el 14% de los mexicanos considera que el compromiso del presidente Enrique Peña Nieto con la seguridad es bueno o muy bueno, alarmante también es el saber que la confianza en jueces, ministerios públicos y policías es mínima tirando a nula. No obstante lo anterior, el plan de rediseñar las corporaciones policíacas en México, a cargo de Miguel Ángel Osorio Chong, tampoco se concretó. Pero ¿Por qué será sentimos que no hay una entidad en todo nuestro país que nos dé la seguridad de que todos los policías son intachables?

Hay quienes dicen que éste efecto se debe a la expansión del narcomenudeo, que está acabando con la integridad de las instituciones que deberían resguardar nuestra seguridad, hay otros que también se atreven a afirmar que el mal de la corrupción es el que se ha apoderado de la mayoría de los servidores públicos y como un mal genético se está transmitiendo entre generaciones; cierto es que todos los días nos enteramos de sucesos que van relacionados con la inseguridad, videos que muestran el modus operandi de los policías que van cometiendo actos ilícitos sin que la ciudadanía tenga la oportunidad de demostrar (a menos claro está, que tengan videos se vuelvan virales para que alguien los pueda considerar como “pseudo válidos”).

Anuncios

Hay quien ya afirma que la inseguridad pública se convertirá en el principal obstáculo del crecimiento económico de México en los próximos seis meses, dejando atrás cualquier factor externo.

¿Por qué dejar entonces que las olas sigan pasando y el rediseño de las corporaciones policíacas siga siendo un fracaso?

Si consideremos que al día de hoy existen mas de 400,000 policías entre estatales, municipales, federales, ministeriales y otros, (de acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Pública), ¿##QUEFALTA? La respuesta a ésta pregunta es bien sencilla: Educación y un buen salario.

Tristemente debemos reconocer que muchos de los policías sólo cuenta con educación básica, algunos con educación media, y muy pocos, casi el 5% tienen educación superior y bueno, hay quienes son analfabetas.

Referente a salarios, Uf! Tenemos a quienes ganan menos que el salario mínimo. Hay quienes ganan entre 1.000 y 1.500 pesos mensuales y "el 20.5% menos de mil pesos mensuales. Esta situación sin duda alguna, los llevará a los caminos de la corrupción (cifras avaladas y situaciones planteadas por la misma Secretaría de Seguridad Pública (SSP))".

Anuncios

Por ésto, muchos de los policías intentan mejorar, incurriendo a la corrupción "que se estima en 1,277 millones de pesos mensuales (120 millones de dólares), según lo comenta la SSP".

Con estos números, ¿podemos creer entonces que la utopía de constituir una Policía Nacional Única es viable? La verdad es que no, necesitamos mucho más que buenas intenciones y palabras de aliento, los diferentes policías deben tener cubiertas sus necesidades, ser llevados a un nivel cultural suficiente para que sean un verdadero pilar para la ciudadanía, las familias y el país entero. Cuando todos maduremos y permitamos o exijamos tener un verdadero nivel educativo y cultural amplio, no necesitaremos aspirar a un reordenamiento de la policía, éste se dará de forma natural y no forzada.