Este fin de semana fui testigo de dos sucesos que no me esperaba. Los dos fueron protagonizados por mujeres, uno en el cine y el otro en el ámbito político pero no por ello con menos ficción.

Me refiero a la más reciente película de súper héroes lanzada por Warner Bros y DC cómics: La Mujer Maravilla, una película, que debido a la demanda que había en los cines por verla, solo encontré función en la versión platino, de cierto complejo de cines en donde por un mucho mayor precio te dan la comodidad de un sofá reclinable y más cómodo, además de servicio hasta tu lugar -pero esa es otra historia de la cual hablaré después-.

Debo admitir que le tenía muy poca fe, pues después de ver lo horrible que había quedado Suicide Squad y lo decepcionante que fue Batman contra Superman, no había mucho que esperar, pero de inicio a fin, Gal Gadot me sorprendió.

Anuncios
Anuncios

La historia es divertida, da vuelcos que no te esperas; los personajes son encantadores y ella, simplemente fenomenal en su papel, no solo por que su belleza, sino por su carisma, por su ángel, porque no solo es bonita, sino porque es una buena actriz.

En resumen, La Mujer Maravilla fue una muy grata sorpresa de esas que como fanático de DC quiero seguir viendo, y que me da muy esperanzas y ganas de ver La Liga de la Justicia en unos meses.

La otra, más que sorpresa, fue decepción, y también fue protagonizada por una mujer, quien hizo maravillas en una campaña, que como en las películas pasadas de DC, estuvo llena de irregularidades; también, como en la película de la que hablé, tiene un villano con años de antigüedad. Estoy hablando de Delfina Gómez, candidata del Morena a la gubernatura del Estado de México.

Anuncios

Una mujer que también parece haber sido moldeada por un ser superior, La Mujer Maravilla, por Zeus, y Delfina por Andrés Manuel López Obrador, líder nacional de Morena y eterno enemigo del sistema que lucha contra el mal.

La decepción no fue ella, sino el aparente robo de la elección, pues una parte de mí quería verla alzada en brazos como nueva gobernadora del Estado de México, pero por el momento, y hasta que no se resuelva el conflicto electoral, no será así, es más, hasta parece que en esta historia el mal habrá ganado.

Aunque la momentánea derrota de Delfina llevó al peso a su mejor nivel en varios meses y qué decir de las acciones de OHL, la buena noticia solo es para aquellos que viajan al extranjero o que tienen negocios que en verdad les favorecen, porque a pesar de que nuestra moneda avanzó, apuesto que no veremos que los productos importados bajen de precio, pues para los que hacen el negocio, ya nos acostumbramos a pagar más por esos insumos.

Como en la película, espero que al final, la verdad triunfe por encima de todo.

#DelfinaGómez #lamujermaravilla #AMLO